Tradición textil de valor cultural y ecológico incalculable

Por: Jess Chilián
Fotos: Natura Film Group

Tradición textil En Oaxaca, los textiles no sólo plasman la belleza que brota de las manos artesanas, sino que además le dan identidad a los distintos pueblos y regiones. En el estado existe una gran tradición textil que se remonta hasta los tiempos prehispánicos (telar de pedales) y que se diversifica y enriquece con la llegada de los españoles y los telares de pedales y lanzadera. Existe una gran variedad de artesanía textil proveniente de localidades cercanas a la Ciudad de Oaxaca, y de las demás regiones del estado. Todas inconfundibles por sus diseños y colores de gran originalidad que identifican a cada región. De Teotitlán del Valle, Mitla y Tlacolula, provienen las cobijas, jorongos, alfombras y tapetes, elaborados en telar de pedal, con hilo de lana, al natural y teñida con tintes naturales. Los diseños, de éstos, van desde códices y personajes zapotecas, hasta reproducciones pictóricas de Tamayo, Toledo y Picasso. De Mitla y Santo Tomás Jalieza se tienen: rebozos, vestidos, huipiles, blusas, gabanes, chales, bolsas, fajas, tapetes, servilletas y manteles, elaborados con hilo de algodón, lana y estambre.

De San Antonino Castillo Velasco, vestidos y blusas bordadas con hilo de seda. De Tlaxiaco, Tuxtepec y Huautla de Jiménez son los famosos trajes regionales, de origen prehispánico que incluyen huipiles, enredos y quexquémitls, inigualables por sus vistosos diseños elaborados en telar de cintura. De la región del Istmo de Tehuantepec son los vistosos trajes regionales de la mujer istmeña, característicos por su elaboración a base de telas de seda y terciopelo con finos bordados de flores multicolores. A lo largo de los años los artesanos de Oaxaca han usado diferentes tintes para colorear sus tejidos; ya sea la grana cochinilla, las hierbas y, por supuesto, el caracol púrpura. Desde tiempos prehispánicos y siendo una tradición textil, las telas han sido teñidas mediante la ordeña de este molusco en la costa oaxaqueña.

Hoy, las mujeres mixtecas siguen usando rebozos, vestidos, huipiles y diademas teñidas con la tinta de este molusco. De hecho, los ordeñadores del caracol jamás le hacen daño; es primero la recolección y luego una ordeña para después colocar al animal donde se encontró, muy cerca del nivel de la marea, adherido a las rocas donde sobrevive con la brisa marina. Cabe decir que no sólo los mixtecos han usado este caracol desde tiempos ancestrales; lo usan también los huaves, los chontales y los zapotecas quienes viajaban a pie más de 200 kilómetros para encontrar al molusco en las costas de Oaxaca. El valor cultural y ecológico del molusco es incalculable. De ahí el respeto a la conservación de este importante ingrediente en el colorido de los trajes oaxaqueños, conservación practicada por los grupos étnicos durante siglos.

Tradición textil La tinta de este molusco es su arma de defensa, un arma química que utiliza para defenderse de sus depredadores. Al igual que pulpos y calamares posee una cápsula con tinta de color violeta. Es temprano en Huautlco, el viento acaricia suavemente el rostro mientras nuestra mirada se pierde en el horizonte de luz tenue de este bello amanecer en el mirador del faro, cerca de la playa La Entrega, lugar donde fue entregado Don Vicente Guerrero y que debe su nombre a tal suceso histórico; lugar de galeones y arrecifes enmarcados por las aguas color jade de la Bahía Santa Cruz. La bahía del Maguey se dibuja hacia la derecha de éste sitio con vista espectacular hacia el precipicio que bordea al Bufadero, una cueva semi-sumergida que lanza un chorro de aire y agua con el arribo de cada ola y que bufa cual dragón enfurecido.

El pequeño camino que bordea la pared del acantilado tiene apenas un metro de ancho y serpentea entre piedras, hierba y arena deslavada. El descenso a la zona del Bufadero es un tanto peligroso y no recomendable para el turista pero, con el guía y equipo adecuados el riesgo disminuye, aunque sea un poco. El caracol púrpura puede vivir hasta 40 años, su tinte es un narcótico para sus depredadores, puede procrear miles de crías pero sólo sobrevive el cinco por ciento, estas crías flotan con el plancton, el cual es el primer eslabón en la cadena alimenticia marina y tiene muchos depredadores. A los 20 días las crías se pueden adherir a las rocas donde vivirán en la zona donde las mareas ascienden y descienden su nivel cada seis horas todos los días del año y llegar a medir hasta 10 centímetros en su vida adulta.

El caracol púrpura se ordeña sólo en época de secas, ya que durante la temporada de lluvias, en verano, se reproduce y sólo se ordeña una vez al mes para que en este tiempo el caracol se recupere ya que es esencial la conservación de este molusco para que la tradición continúe. El color en la tela, verdoso al principio, se torna en rosa en cuestión de minutos. Cada caracol puede expulsar aproximadamente tres mililitros de tinte, sólo para colorear un huipil se necesitan cientos de caracoles. En Huatulco, los artesanos de mixtecos de Pinotepa de Don Luis, quienes preservan la tradición textil, de viajar más de 240 kilómetros y para quienes el color púrpura tiene un significado simbólico relacionado a la fertilidad, la fuerza, el poder y la muerte, están autorizados para ordeñar los caracoles y esta actividad es supervisada por El Parque Nacional Huatulco para que se realice de forma respetuosa a la naturaleza.

Tradición textil Oaxaca tiene una gran tradición textil que inicia con el cultivo de diversas fibras vegetales. Entre éstas destacan el carrizo y la palma. De los magueyes se extrae el ixtle que se emplea en la elaboración de cordeles, mecapales, soyates y redes; también del maguey se produce la pita, fibra blanca, blanda y resistente, con la que se bordan finísimos artículos de piel. En la ciudad existen varios talleres de mantelería. Los textiles de las otras regiones se pueden adquirir en el mercado Benito Juárez, Mercado de Artesanías, Mercado de Abastos y en tiendas de artesanías. Los artículos de mayor producción son: manteles, servilletas, tapetes, cortinas, colchas, fundas y toallas. Todos ellos están diseñados para cumplir su función utilitaria y para lucir como verdaderas piezas decorativas.

Mayores informes:
Secretaría de Turismo del Estado de Oaxaca
Avenida Juárez n° 703 Col. Centro Histórico
Oaxaca, Oaxaca. C.P.68000
Tel. 01 (951) 502.12.00
Web: http://www.oaxaca.travel
Facebook: Oaxaca Travel
Twitter: @Oaxtravel
Instagram: @oaxtravel

Publicado en: Tradiciones. Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.