El Misterio y El Origen de los Mayas

Fue en este extremo del país donde los mayas le fueron ganando territorio a la selva al levantar sus pirámides matemáticamente perfectas, luego vinieron los españoles y en su lugar desarrollaron pueblos y ciudades que giraban en torno a hermosas iglesias de estilo barroco o plantaciones y ranchos alrededor de sus haciendas. Hoy, desde la Península de Yucatán hasta la frontera con Guatemala, esta ruta encierra una gran belleza natural, riqueza cultural y siglos de historia que han dejado huella en sus cálidos habitantes.

Tuxtla Gutiérrez
La puerta mexicana a Centroamérica es esta ciudad chiapaneca que ha sido también un punto cultural para la región, en parte gracias a que el poeta Jaime Sabines nació aquí, legando a la ciudad un importante Centro Cultural.

Tuxtla, que bulle con el ir y venir de viajeros que cruzan por aquí todos los días, esconde también la monumental belleza natural del Cañón del Sumidero, una grieta por la que corre el río Grijalva a más de un kilómetro de profundidad.

San Cristóbal de las Casas
En San Cristóbal, más que extranjeros hay conversos, viajeros que llegaron hasta aquí y se enamoraron de este pueblo colonial de espíritu prehispánico. Nada más de recorrer sus mercados uno nota que aquí, la riqueza de las culturas locales ha encontrado un espacio para mostrarse, para dejarse ver. Ya desde sus trajes típicos, de textiles llenos de colorido y estilos distintos, se reconoce la diversidad de los pueblos que habitan la zona. Aquí, la herencia española se siente en la arquitectura.

Palenque
Como una aparición extraterrestre, se descubren, en medio de la espesura de la selva, los restos de una de las ciudades mayas más importantes. Entre la humedad del aire, el verde del paisaje y el calor que no cede nunca, no hay visitante que no se pregunte cómo fue que una civilización consiguió levantar estas construcciones, bajo unas condiciones tan duras. La belleza del sitio crece con el paisaje de fondo y hace que la experiencia de esta visita se convierta en una aventura maravillosa.

Villahermosa
Conocida originalmente como San Juan Bautista, la capital de Tabasco está marcada por el curso del río Grijalva. Bordeando la Laguna de las Ilusiones, la ciudad se extiende entre la vegetación verde y el clima tropical. La parada obligada de los visitantes fue, y sigue siendo, el Parque Museo de La Venta, uno de los museos más originales del mundo por su recorrido temático: mantiene la flora y la fauna locales, en este jardín natural se encuentran las cabezas olmecas que fueron rescatadas de los sitios arqueológicos de la región.

Campeche
Es un destino declarado por la UNESCO como Patrimonio Cultural de la Humanidad, la ciudad Fortificada de Campeche conserva construcciones de la época colonial con características militares, religiosas y civiles, la belleza de su arquitectura nos permite remontarnos a la época de la piratería; la tranquilidad de sus calles nos permite recorrer los museos habilitados en los antiguos baluartes y fuertes, las casas de artesanías, las iglesias y las plazas integradas en el centro histórico; y posteriormente trasladarnos al malecón a disfrutar de los atardeceres y de la gastronomía internacional.

Mérida
Si hay un rincón en México que logró capturar el esplendor europeo de principios del siglo XX, ese lugar es el Paseo Montejo de Mérida. La magnificencia de sus casonas remite a una bonanza que hoy cuesta imaginar. Más allá del esplendor, resultado del auge henequenero, Mérida es una ciudad colonial, rica en tradiciones culturales y de una gastronomía muy particular, con delicias tan originales como los panuchos, los papadzules o el queso relleno.

Chichén Itzá
Puede ser que hoy sea una de las nuevas maravillas del mundo, pero lo cierto es que en México hace mucho que sabemos que pocas cosas pueden competir con esta ciudad maya que se esconde en el corazón de la Península de Yucatán. El gigantesco complejo de Chichén Itzá, y la belleza arquitectónica de sus edificios convencen de una sola cosa a quienes lo visitan: los mayas fueron una cultura avanzada como pocas.

Izamal
La llaman la ciudad amarilla y no hace falta más que verla para darse cuenta de que el nombre es una referencia muy literal. Pero lo más impresionante de este pequeño poblado colonial es su enorme convento: con una gigantesca capilla abierta, diseñada para evangelizar a la mayor cantidad de indígenas. Izamal es famosa por la mezcla cultural que alberga y desde el convento de Nuestra Señora de Izamal pueden apreciarse una serie de montañas que en realidad no son otra cosa que pirámides mayas que circundan al pueblo.

Valladolid
En el corazón de la Península de Yucatán se encuentra esta ciudad colonial famosa por su arquitectura y su riquísima gastronomía (por sus sabores y la variedad de los mismos). Aunque para muchos resulta solamente un paso más por la ruta, pues conecta Mérida con la Riviera Maya, lo cierto es que la experiencia de recorrerla combina muy bien el espíritu maya de la península con el legado colonial de la arquitectura. Hay además en los alrededores al menos una decena de cenotes que vale la pena explorar.

Cancún
Cancún es un paraíso planeado, y eso se nota al recorrer su gigantesca costera, donde se encuentran algunos de los hoteles más grandes de todo el país.

Lo que alguna vez fuera un poblado de pescadores, hoy es una ciudad llena de vida y de oportunidades. Las opciones de entretenimiento aquí están diseñadas para satisfacer todos los gustos y por eso uno puede elegir entre pasar la tarde haciendo compras o dedicarse a los deportes extremos en algún parque temático de la zona.

Publicado en: Misterio y Origen de los Mayas, Rutas de México. Tags: , , , , , , , , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.