Oaxaca

Conquista la diversión en el Sur. Uno de los destinos favoritos del turismo por su riqueza natural, gastronómica y cultural, está esperando su próxima visita para atenderlo con su ancestral cortesía. En su visita geográfica el visitante encuentra playas, montañas, bosques y valles; zonas arqueológicas, arquitectura colonial, de enormes recursos de biodiversidad, odas las comodidades del mundo moderno, tradiciones centenarias y un folklore inagotable; que constituyen uno de los destinos preferidos por el turismo nacional y extranjero.

La ciudad de Oaxaca se distingue por la belleza y armonía de su arquitectura virreinal, la riqueza de sus costumbres y tradiciones, la extensa variedad de su comida típica y la templada suavidad de su clima primaveral. El Centro Histórico de la ciudad es un festín de cantera verde, declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO. La Ciudad de las Canteras, antiguo yacimiento convertido en centro recreativo donde encontrará  extraordinarias bellezas naturales: el Árbol del Tule, guardián del poblado de Santa María el Tule. Adelante encontrará el conjunto religioso de Tlacochahuaya, la zona arqueológica de Dainzú; la zona arqueológica de Lambytieco; Santa Ana del Valle, donde se elaboran textiles de lana, el tianguis dominical de Tlacolula y Yagul, contemporáneo a la zona arqueológica de Mitla.

La zona arqueológica de Monte Albán, la ciudad más representativa de la cultura zapoteca por su desarrollo cultural y su arquitectura monumental, así como la población de Atzompa, donde se elaboran hermosas piezas de baro natural y verde vidriado; Zaachila, donde tras la visita a la zona arqueológica se disfruta la exquisita gastronomía oaxaqueña y la alegría de su mercado dominical. La alfarería de barro negro de San Bartolo Coyotepec. Cerca de allí, San Martín Tilcajete ofrece bellas figuras de madera tallada y policromada; en Santo Tomás Jalieza se elaboran tejidos de algodón, y en Ocotlán de Morales visite el Museo de Santo Domingo, los talleres artesanales de cuchillería y alfarería, así como la casa del pintor Rodolfo Morales.

A sólo 148 kilómetros de la capital del Estado se encuentra uno de los lugares más bellos de la costa del Pacífico mexicano: Huatulco, que posee nueve bahías con playas de fina y suave arena sobre la que le esperan lujosos hoteles. Actualmente se ofrecen múltiples actividades para disfrutar la luz del sol o la luna. Puerto Escondido y Puerto Ángel, ofreciendo bellísimos paisajes y encantadoras playas a quienes buscan tranquilidad.

Agua petrificada por los siglos… “Hierve el Agua” es uno de los más extraordinarios parajes naturales de Oaxaca, donde el agua que brota en la cumbre de un ramal montañoso ha dejado su huella en una cascada de sal pretificada. Ruta ecoturística por la Sierra Norte.

Enorme biodiversidad de esta región nos ofrece la oportunidad de disfrutar el turismo alternativo por impresionantes bosques de montaña, practicando campismo, ciclismo de montaña, caminatas y observación de paisajes, flora y fauna, y visita a poblados típicos como Benito Juárez, Latuvi, La Nevería, Cuajimoloyas, Yavesía, Llano Grande y otras localidades.

La cocina oaxaqueña es de las más ricas del México y del mundo, donde el ingrediente prehispánico es fundamental. Aquí, la cocina es un placer y un arte, un ejercicio forzado y paciente, atento siempre al ritual, a las exigencias de la buena mesa que son tradición, imaginación y buenas materias primas. Quien visita el Estado de Oaxaca se sumerge en un mundo insólito de bellezas naturales, en un universo especial en el que conviven el pasado aún vigente y el presente lleno de vitalidad.

Publicado en: De los Dioses, Rutas Turísticas. Tags: , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.