Para mantener vivo el sonido y perpetuar una tradición muy mexicana: los cilindreros

Por: Jess Chilián
Fotos: Natura Film Group

can_trad_cilindrerosdf01Según el libro “La vida de los organilleros”, del antropólogo mexicano Víctor Inzúa, la casa alemana de música Wagner & Levien trajo a México las primeras piezas. La mayoría fue elaborada a mano en Berlín por la fábrica “Frati & Company”, que cesó su producción en 1912… “Alemania, fue en el siglo XIV, cuna del arte de la organillería, de allí se propagó a Italia y del perfeccionamiento mecánico de estos aparatos surgió el organillo”, dice Inzúa, a Chile y Argentina llegaron casi en la misma época que a México.

El organillo es un instrumento musical portátil inventado a principios del siglo XIX en Inglaterra. Es un instrumento al que se puede tocar sin saber nada de música. Para producir música solo hace falta girar un manubrio que hace mover sobre su eje a un cilindro que contiene unas púas de diferentes formas y tamaños que mueven a su vez a unos macillos que repercuten en las cuerdas de piano que se sitúan en el interior de un cajón haciéndolas sonar. Cada rodillo solía tener 10 temas diferentes. En los instrumentos modernos la selección de la pieza se efectúa mediante una varilla con muescas, cada una corresponde a una partitura. Por su facilidad de manejo, fue un instrumento popular que convivió con el piano e incluso con los gramófonos, sustituyéndolos en la fiestas populares. Era un instrumento tradicional en las verbenas de Madrid, en algunas de las cuales aún se utiliza.

Se les conoce como cilindro por la forma que tiene el soporte donde están grabadas las melodías, con miles de puntillas de latón. En general, éstas cajas de música, son verdaderas antigüedades (no hay ninguna que tenga menos de 60 años en uso, incluso hay algunas, que datan de 1900) El organillero es el ejecutante o manejador del organillo y este conjunto de máquina y persona se ha convertido actualmente en un componente nostálgico de la cultura y sociedad del siglo XIX en varios países, como Alemania, Francia, Suiza, Argentina, Chile y México. El organillero y su instrumento musical han sido parte de películas y temas musicales, en el mundo anglosajón su presentación más viva se dio en la película “El planeta de los simios (2001)” donde es el ser humano quien recolectaba el dinero, como lo hace el mono en la imagen tradicional del organillero. En la música su referencia más clara es la canción de ‘’’Amigo Organillero’’’ de Javier Solís.

can_trad_cilindrerosdf02Desde muy temprano y durante cerca de 123 años, los cilindreros, cuya música se escucha por las principales calles y avenidas de la Ciudad de México, se niegan a morir, todos los días hacen sonar su instrumento ante los cientos de transeúntes y turistas que pasan por el lugar. Cerca de 200 hombres y mujeres intentan agradar a los escuchas con el sonido de melodías tradicionales, como valses y boleros mexicanos. Los cilindreros giran la manivela de esa caja musical de madera y al terminar la melodía solicitan la ayuda económica de quienes los escucharon, para así seguir manteniendo vivo el sonido, continuar con la tradición y ellos comer y vestirse.

Ciertamente, los cilindreros, cómo comúnmente se les llama, son personas, que pueden pasar horas caminando y cargando en sus espaldas la caja musical de entre 30 y 50 kilos en sus espaldas, en un sitio haciendo girar una manivela, para producir música. En tiempos pasados la mayoría tenía como “socio” un mono araña, el cual se encargaba de recolectar monedas que los transeúntes ofrecían. Estos monitos hábilmente recogían las monedas sin tocar las manos de los espectadores. A la pareja de músicos organilleros se le conoce coloquialmente como el “limonero” —quien recolecta las propinas— y el “burrito” —que se encarga de producir el sonido tradicional emitido por los cilindros—, aunque en ocasiones rolan su trabajo.

Generalmente las personas dedicadas a rentar los instrumentos y a ejecutarlos en las plazas y en las calles tienen este oficio por tradición familiar. El uniforme tradicional de los cilindreros —inspirado en el utilizado por los Dorados de Villa o la División del Norte, ejército del héroe de la Revolución mexicana, Doroteo Arango— se compone de una camisa de manga larga, pantalón sastre y gorra, todos en color café claro. Así, los cilindreros lograron expresar su sentir revolucionario en su vestimenta desde el siglo pasado y fueron uniformados así por el regente de la ciudad Ernesto P. Uruchurtu, a finales de la década de los 50’s, como condición para no desaparecerlos

Es una pena, pero en la ciudad los organillos se van haciendo menos cada día, y dentro de poco dejaremos de escuchar su dulzona y resonante música; se perderá el nombre de cilindreros con el que se conoce a los hombres que los manejan; su fama se disipará entre las páginas de la historia y las nuevas generaciones no sabrán siquiera que existieron. Hoy todavía se les encuentra en el jardín del Palacio de Bellas Artes, el Centro Histórico, Coyoacán y en una que otra esquina o avenida transitada, de las calles de la ciudad, pero es todo. Más de cuatro generaciones en México han escuchado alguna vez la música que el cilindro emite en sus calles.

can_trad_cilindrerosdf03Canciones como Cien años, Cielito Lindo, Cartas Marcadas entre otras son clásicas y juntos constituyen una tradición de más de cien años que se va desapareciendo, una porque ya no hay tanta gente que los arregle o a veces las composturas son muy caras, la otras es por que cada vez la gente no tiene dinero y pocos quieren donar. Los organillos emiten melodías invaluables, tanto modernas como antiguas, y una que otra vez se escuchan sonidos entrecortados. Hechos de diversas maderas, como el cedro o la caoba, ya son parte de la cultura urbana de la ciudad de México. La música que a principios del siglo XIX fue todo un éxito, hoy en día produce nostalgia en aquellas personas que han vivido el desarrollo de la metrópoli y cuando la escuchan en el cilindro.

Mayores informes:
Secretaría de Turismo del Gobierno de la Ciudad de México
Av. Nuevo León n° 56 Col. Hipódromo Condesa
México, D.F. C.P. 06100
Tel. 01 (55) 5553.87.59
Web: www.cdmxtravel.com
Facebook: CDMX Travel
Twitter: @CDMX_Travel
Instagram: @cdmxtraveloficial

Publicado en: Tradiciones. Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.