Ollas de Mata Ortiz, cerámica que revive la tradición

A tan solo unas horas de distancia al sur de la frontera de los Estados Unidos con México, se encuentra el que solía ser el tranquilo pueblo de Mata Ortiz. Al día de hoy, esta población se ha convertido en la base de la economía de toda la parte norte del estado de Chihuahua debido al potencial de la hermosa e incomparable cerámica que la población local elabora. La cerámica de Mata Ortiz.

El responsable de este cambio es Juan Quezada, quien, sin mayores pretensiones, desde su infancia se vio atraído hacia el barro. Esta cerámica es inapropiadamente conocida como cerámica de Casas Grandes, ya que este nombre hace referencia a la cerámica prehispánica que en tiempos remotos fue elaborada por los antiguos pobladores de la zona.

Siendo un niño, Juan trabajaba como leñador en las montañas cercanas a su pueblo donde encontró restos de alfarería prehispánica que le dejaron cautivado y le hicieron pensar en una manera para recrear un material que le diera resultados de una belleza similar. Desafortunadamente la técnica prehispánica había desaparecido hacía más de 500 años, así que comenzó a experimentar con materiales naturales de la región. Después de 16 años de prueba y error comenzó a producir algunas vasijas policromáticas simples. Más adelante, personas de bajos recursos intercambiaron algunas vasijas de Juan por ropa en una tienda de segunda mano al otro lado de la frontera y algunos meses después el antropólogo estadounidense Spencer MacCallum halló estas piezas en la misma tienda.

Spencer quedó cautivado por la belleza de los ejemplares; los cuales no habían sido firmados por el autor. Él comenzó con la búsqueda del creador de esta maravilla, sin embargo el propietario de la tienda dijo no saber de donde venía la gente que le había llevado las vasijas, aunque dijo que era probable que vinieran de México. Temiendo que en la aduana pensarán que se trataba de originales prehispánicos y le fueran confiscadas las vasijas Spencer tomó fotos de los ejemplares. Con estas imágenes de las 3 ollas, Spencer dirigió al sur buscando al artista que las había creado.

En lo que se puede llamar uno de los muchos milagros asociados a esta historia, Spencer finalmente encontró a Juan quien no podía creer que alguien estuviera interesado en sus vasijas como para tomar fotos de ellas, ¡Y mucho menos para venir a buscarlo! Unos meses más tarde, Spencer decidió patrocinar a Juan; de tal manera que al tener cubiertas y garantizadas las necesidades básicas de su esposa y sus seis hijos, entonces Juan dedicaría toda su energía en trabajar, mejorar y perfeccionar sus ideas y sus sueños. Con su trabajo, Juan transmitía su pasión por su obra; al principio a sus hermanos e hijos, y después se extendió a toda su comunidad de casi 2,400 habitantes.

La primera influencia de Juan Quezada fueron las tonalidades y los patrones geométricos observados en la cerámica de la civilización denominada Casas Grandes, que tiene en Paquimé, Chihuahua, su principal sitio civilizatorio. Caracterizan a esta cerámica la policromía en tonalidades ocres y rojos, así como diseños geométricos con simetría. Dichas características permearon los trabajos de los primeros ceramistas y les permitieron desarrollar un estilo propio con la adición de elementos contemporáneos.

En una primera época fueron dos los estilos identificables en los productores de cerámica en Mata Ortiz: por un lado, los apegados a la elaboración ideada por la familia Quezada, basada en patrones geométricos y la repetición de los mismos y, por el otro, la producida en el Barrio Porvenir por la familia Ortiz.A partir de los ochenta, y dado el auge que empezó a tener la cerámica, la producción se diversificó hasta alcanzar un estilo propio. Los especialistas definen como único el estilo de cerámica de Mata Ortiz, ya que es una reinterpretación de la tradición aridoamericana de la alfarería, pues los objetos producidos bajo este discurso siempre han tenido una función artística a diferencia de gran parte del arte cerámico de México, que surge de una función utilitaria y trasciende hacia un fin estético, como ocurre en Oaxaca o Jalisco.

Actualmente cientos de personas de este lugar se dedican a la elaboración de esta bella artesanía y ya no se trata del pueblo económicamente marginado de antaño. Las vasijas, u «ollas» como suele llamarles el Sr. Quezada, son hechas completamente a mano, no se utilizan tornos ni moldes y los artesanos siguen buscando nuevos yacimientos de arcilla en diversos colores naturales.

Juan Mata Ortiz es una localidad del estado mexicano de Chihuahua, localizada a unos 35 kilómetros al suroeste de Casas Grandes, en las cercanías de las ruinas de Paquimé y de Colonia Juárez. La cerámica de Mata Ortiz es un estilo de artesanías, principalmente vasijas y ollas, iniciada por Juan Quezada Celado en el poblado de Juan Mata Ortiz, Chihuahua.

Toma su inspiración de la cerámica aridoamericana originada en Casas Grandes, para convertirse en cuatro décadas en un estilo artesanal de gran reconocimiento, expuesto en galerías de arte y celebrado internacionalmente. Actualmente son más de 300 los artesanos dedicados a la producción de esta cerámica en Mata Ortiz.

Mayores informes:
Secretaria de Economía / Dirección de Turismo
Palacio de Gobierno PB C. Aldama y Venustiano Carranza
Centro Histórico, Chihuahua Chihuahua
Tel. 01 (614) 429.33.00
Lada sin costo. 01.800.508.01.11
Web: http://www.visita-chihuahua.com
Facebook: Ah Chihuahua
Twitter: @VisitaChihuahua
Instagram: @ahchihuahua

 

Por: Jess Chilián
Fotos: Natura Film Group

 

 

Publicado en: Hecho en México. Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .

2 Respuestas a Ollas de Mata Ortiz, cerámica que revive la tradición

  1. José Ignacio Juárez Gutiérrez comentó:

    No puedo creer que hoy apenas conoci el trabajo del sr. juan quezada, lo vi en un reportaje del canal del estado de oaxaca, soy de Tuxtepec, y quede maravillado de estas obras de arte. Lamentablemente para mi solo puedo admirar y seguir mirando ya que me imagino que este arte a escalado tanto en fama como en costo, pero aun asi no me cansare de maravillarme. Sr. juan lo felicito por tener este don y sobre todo por no quedarselo para si, eso habla muy bien de usted y por lo tanto merece mi respeto aun sin conocerlo en persona. y al gob. del estado bien hecho el voltear a ver a semejantes artistas y promoverlos. Podria seguir escribiendo mas pero solo redundadria en lo obvio. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.