Campeche

Descubrir el Estado de Campeche es algo más que entrar en contacto con la mágica creatividad del pueblo maya: es aventurarse en una odisea plena de paisajes donde abundan el agua y la vegetación, los sitios arqueológicos y los monumentos coloniales; es entrar en contacto con una gran diversidad de flora y fauna y recibir el trato hospitalario tan distintivo de los campechanos.

Su exuberante territorio y las ciudades mayas con casi tres mil años de antigüedad son su irresistible atractivo, que están a su disposición para que los disfrute sin más límite que el impuesto por su curiosidad.

Campeche, la capital del Estado, fue el puerto más importante de la península de Yucatán durante la colonia, época en que se levantaron bellas casonas y templos, además de fuertes y baluartes unidos entre sí por una muralla para proteger la ciudad de ataques piratas. Actualmente, el centro histórico ha sido totalmente restaurado, devolviéndole el esplendor de los siglos XVIII y XIX a las casas de elevados techos y amplios patios centrales, así como a las iglesias que datan de la colonia. Como el Templo de San José (hoy Museo de Campeche) y la Parroquia de Nuestra Señora de la Purísima Concepción. La arquitectura militar se impone en Campeche. Siete baluartes y dos puertas, la de Tierra y la de Mar, embarcan el centro histórico.

En Campeche los mayas encontraron un paraíso para levantar sus ciudades hacia casi tres mil años. Hacia el sur, cerca de la frontera con Guatemala, se ubica la Reserva de la Biosfera de Calakmul; en sus inmediaciones se encuentra la ciudad de Calakmul, lugar que alberca la mayor cantidad de vestigios arqueológicos del Mundo Maya. En la misma zona se localizan Chicanná, Xpuhil, Becán y Hormiguero, donde resaltan las fachadas que representan deidades mayas y edificios rematados con torres ornamentales. El más reciente descubrimiento de la región es la ciudad de Itzamkanac, también llamada El Tigre, que se sitúa a orillas del río Candelaria y donde confirma la historia, fue sacrificado Cuauhtémoc, último soberano azteca. Al norte de la entidad, cerca de la capital, se encuentra Edzná y la isla de Jaina; la primera es famosa por su pirámide de cinco pisos; la segunda, gracias a las figurillas que hoy exhiben en los museos de todo el mundo.

Su visita a Campeche puede ser muy excitante si le gusta la convivencia con la naturaleza, porque su riqueza natural es tan amplia que podrá contemplar una gran diversidad de especies en parajes únicos y maravillosos, donde el verde es la constante: de ese color son la selva, el mar, las lagunas y los ríos. Cuenta con instalaciones de hospedaje para recibirlo y con guías experimentados, además de un sistema establecido de rutas y monitoreo que operan en los espacios naturales y culturales de la reserva. Aquí se pueden realizar un sin fin de actividades como caminatas en la selva y sobre terrenos difíciles, cacería fotográfica, paseos en bicicleta, descenso de ríos, kayak y viajes de remo.

El encanto de Campeche también tiene que ver con su gente alegre, tranquila y trabajadora, que manifiesta en sus artesanías la herencia y espíritu de sus ancestros. Los artesanos del Estado son hábiles para el tejido; familias enteras trabajan en húmedas cuevas para crear los famosos sombreros de hippie; en Hopelchén, la actividad artesanal se basa en la talla de madera y los tejidos. La gastronomía campechana es de las mejores del país; los platillos típicos que no debe perderse son los exquisitos mariscos, preparados en un sinnúmero de formas. A su paso siempre encontrará un restaurante típico para darle más sabor a su viaje por Campeche

Disfrute aventuras únicas y excitantes. Viva el romanticismo y la gloria que esconden las murallas de la capital de Campeche y conozca la pirámide maya más alta que existe en el país.

Publicado en: Mundo Maya, Rutas Turísticas. Tags: , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.