Los Yoremes son un pueblo que respeta sus tradiciones

Por: Cortesía de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos indígenas.

can_etn_yoremessinaloa01Según la tradición oral del grupo, la palabra mayo significa «la gente de la ribera». Los mayos se reconocen a sí mismos como Yoremes: «el pueblo que respeta la tradición»; en contraposición, al hombre blanco le llaman yori: «el que no respeta». A los indígenas que niegan sus raíces y compromisos comunitarios los conceptualizan como torocoyori: «el que traiciona», «el que niega la tradición». La región mayo se localiza entre la parte norte del estado de Sinaloa y sur de Sonora. En Sinaloa sus comunidades se distribuyen en los municipios de El Fuerte, Choix, Guasave, Sinaloa de Leyva y Ahome. En el estado de Sonora los municipios de Álamos, Quiriego, Navojoa, Etchojoa y Huatabampo.

Los primeros vestigios de asentamientos en la región mayo, datan del año 180 a. C., en el actual municipio de Huatabampo, Sonora. Después de la conquista de México, se organizaron campañas militares por los españoles, para someter la región mayo a la corona española, en 1531. Sin embargo no se logró hasta 1599, gracias a la mediación de misioneros jesuitas. Luego de la pacificación se inició la evangelización a cargo del jesuita Pedro Méndez. Sin embargo, los mayos no cesaron de resistirse a los españoles. En 1740 hubo un nuevo levantamiento armado, que terminó con la victoria nuevamente para los ibéricos, después del cual hubo un nuevo periodo de paz que duró casi un siglo. Para 1867 volvieron a tomar las armas junto con los yaquis, esta vez contra el gobierno de México, lográndose un acuerdo de paz, después de la Revolución Mexicana, con el reparto de tierras en forma de bienes comunales. Durante la revolución formaron parte de las tropas de Obregón.

Como en muchos otros grupos indígenas del país, la situación de pobreza, marginación, explotación y exterminio a la que han sido sometidos los yoremes durante más de cinco siglos, aunada al constante contacto e intercambio con una sociedad mestiza, han afectado gravemente el desarrollo y la realización plena de la cultura de este grupo humano. El sincretismo y la migración son factores que en gran medida han determinado la paulatina transformación de aquellos rasgos identitarios propios de los que coloquialmente se les llama «mayos». Si bien entre los mayos de Sinaloa y los de Sonora existe una hermandad de origen y de tradición, la diferencia esencial se da en términos de variantes lingüísticas.

can_etn_yoremessinaloa02Su lengua pertenece a la familia tara-cahita del tronco yuto-nahua, emparentada directamente con la yolem´me jia´ki y guarijio. La lengua de los yolem´mem se ha visto desplazada por el idioma español, dominante en la región. Pero aun cuando muchos de ellos hablan las dos lenguas, sólo quedan algunos ancianos totalmente monolingües con el peligro inminente de la muerte de la lengua. Aun así, el uso de su propia lengua forma parte de un proceso de autoidentificación que es evidente para designarse a sí mismos y distinguirse de otros grupos indígenas y de la sociedad mestiza. Su número ronda las 100 000 personas. Tienen usos, costumbres, tradiciones y lengua propios. La religión que se practica tradicionalmente es el catolicismo, tomado desde los primeros evangelizadores jesuitas que llegaron a esa región en el siglo XVI.

Tienen autoridades tradicionales propias, que se eligen por voto, y se respeta su jerarquía a la par de las leyes civiles mexicanas. Los primeros pobladores de la región se dedicaban inicialmente a la cacería, a la pesca y a la recolección. Paulatinamente desarrollaron una técnica agrícola que les permitió asentarse en una amplia zona en diversas comunidades. A la llegada de los españoles a los hoy estados de Sonora y Sinaloa, los mayos formaban parte de una confederación india constituida porapaches, pápagos, pimas y yaquis, cuya finalidad era la defensa conjunta de la invasión de otros grupos, el respeto mutuo de sus respectivos territorios y asegurar el intercambio cultural. Actualmente la mayoría se dedica a la agricultura, frecuentemente con técnicas avanzadas; también practican la pesca y elaboran artesanías destinadas al uso de la comunidad. Construyen sus casas con varas y lodo o con ladrillo y adobe, según sean del área desértica o lugares de clima templado.

La agrupación social básica de los mayos es la familia extensa y las redes de relaciones y solidaridad que ésta trae consigo: la familia constituye un espacio de participación colectiva a la que se integran todos sus componentes, como son los abuelos, padres, hijos, tíos, sobrinos y hermanos. Otro espacio es el pueblo mismo, al que se refieren como Centro Ceremonial que congrega a diversas comunidades aledañas y donde todos los integrantes participan activamente en la organización de las fiestas tradicionales a través de los Fiesteros.

La visión del mundo mayo tiene dos grandes influencias que se han ido transformando mutuamente hasta adoptar un rostro profundo y complejo en sus significados. En sus ritos, cantos y danzas, el papel de la naturaleza, como ente proveedor de su mundo, se expresa en el carácter que desempeñan danzantes como El Venado y El Pascola. Es un mundo donde se canta a las flores, a las aves y a los venados. Otra influencia se debe, desde la acción de los jesuitas, a la fe católica reflejada en la veneración de ciertas divinidades como la Santísima Trinidad, San José, San Francisco, etcétera; ambas influencias, amalgamadas, interactúan en sus tradiciones, fiestas y creencias.

can_etn_yoremessinaloa03Entre sus mitos de origen se encuentra aquel que relata cómo Dios creó el oro para los yoris y los objetos de trabajo para los yoremes; las restricciones que impiden el incesto; de cómo Dios creó a los primeros animales y los hizo tal como son, entre otros. La vida ceremonial de los yoremes es de suma importancia, prácticamente todas las fiestas tienen vínculos con la Iglesia católica y su calendario litúrgico. En estas fiestas se expresan diversos elementos en espacios rituales delimitados según la ocasión y tipo de festividad: danzas, procesiones, orquestas, imágenes de santos, etcétera. Entre las fiestas más importantes se encuentran: Semana Santa, Santísima Trinidad, San José, San Ignacio de Loyola, la Santa Cruz, Virgen de Guadalupe, Día de Muertos y la Cuaresma.

Mayores informes:
Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas
Av. México Coyoacán n°343, Col. Xoco,
Delegación Benito Juárez, México D.F. C.P. 03330
Tel. (55) 9183.21.00
Web: www.cdi.gob.mx
Facebook: Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas
Twitter: @CDI_mx

Publicado en: Etnias. Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.