Los pericués, descendientes de los primeros humanos

pericuésLos pericués —conocidos también como edúes y coras— fueron un grupo étnico que habitó en el extremo sur de la península de Baja California —en la región de Los Cabos—, al noroeste de México. Los pericúes se extinguieron étnica y lingüísticamente durante la segunda mitad del siglo XVIII. De los informes que llegaron hasta nuestros días acerca de ellos, se puede saber que vivían con gran austeridad debido a que el medio del sur de Baja California es demasiado hostil. No conocieron la agricultura y la base de su subsistencia era la cacería y la recolección. Según algunas hipótesis (Fujita, 2006), es posible que los pericúes hayan sido descendientes directos de los primeros grupos humanos que pasaron de Asia a América.

La punta sur de la península  californiana, desde Cabo San Lucas hasta el Cabo Pulmo, junto con las grandes islas del sur del golfo de California –como Cerralvo, Espíritu Santo, Partida y San José– han sido reconocidas como el territorio étnico de los extintos pericúes. William C. Massey (1949) pensaba que la porción oriental de Los Cabos, incluidas la bahía de Las Palmas y la bahía Ventana, fueron ocupadas por el grupo guaicuriano  conocido como cora –no confundir con los coras de Nayarit–. En investigaciones más recientes, se ha encontrado que la evidencia etnohistórica apunta a que los cora en realidad eran un grupo de filiación –o incluso, sinónimo de– pericú (Laylander 1997)

El estatus de la región de La Paz es incierto. Massey la asignaba a grupos guaicuras, ya fueran los coras o los aripes. W. Michael Mathes (1975) argumentaba que La Paz debió ser ocupada por los pericúes durante los siglos XVI y XVII, pero que posteriormente debió ser ocupada por los guaicuras, alrededor de los años 1668 y 1720. Una interpretación alternativa es que La Paz (llamada Airapí por los indígenas) fue un territorio que se encontraba en disputa por los pericúes y los guaicuras por la época en que llegaron los españoles a la región.

pericuésLa evidencia relacionada con el idioma pericú es muy limitada, y está integrada por unas pocas palabras registradas por los misioneros y alrededor de una docena de nombres que designan a otras tantas localidades de Baja California Sur (León-Portilla 1976; [1]). Los misioneros jesuitas reconocieron que el pericú era un idioma distinto del guaicura. William C. Massey (1949) sugería que el Pericú y el guaicura debieron constituir una familia lingüística a la que llamó guaicuriana, [1]  [2]  pero al parecer, esta afinidad se planteó sólo con base en la proximidad geográfica.

Los pericúes son conocidos básicamente por los relatos de los primeros visitantes europeos. (Laylander 2000; Mathes 2006). Los más detallados de estos relatos fueron escritos por expedicionarios ingleses que estuvieron algún tiempo en Cabo San Lucas entre 1709 y 1710, y en 1721 (Andrews 1979) Se dice que los pericúes eran muy buenos navegantes y pescadores. La base de su sociedad era la explotación de los recursos marítimos, y se alimentaban de ostras, pescado y mamíferos marítimos. Los recursos de la tierra incluían al maguey, la pitahaya, y el venado. Como eran un pueblo cazador-recolector, no practicaban la agricultura.

La división social del trabajo entre los pericúes estaba basada, principal y evidentemente, en la distinción de género y edad. Fueron reputados como monógamos y polígamos  al mismo tiempo. Sus comunidades eran políticamente independientes. Las posiciones de liderazgo eran hereditarias y las mujeres podían acceder a ellas. Al parecer, la guerra entre comunidades o con otros grupos étnicos era frecuente. Los conflictos con sus vecinos los guaicura  eran crónicos.

pericuésAlgunos fragmentos de la mitología  pericú fueron recogidos alrededor de la década de 1730. Los chamanes  se atribuían poderes sobrenaturales que les permitían curar las enfermedades. Los ritos funerarios eran particularmente elaborados, como lo muestran los descubrimientos de Harumi Fujita en la bahía de La Paz. En el yacimiento llamado El Conchalito, Fujita encontró un entierro donde el personaje central parece haber sido inhumado en dos etapas: una al morir, y otra después de una exhumación, cuando estaba en estado de descomposición. Tras este acto, el cuerpo debió ser cortado a la altura de la vértebra lumbar. Los entierros de la bahía de La Paz contienen muy pocos objetos asociados, entre los que hay que contar adornos corporales y herramientas.

Mayores informes:
Secretaria Turismo, Economía y Sustentabilidad
del Estado de Baja California Sur
Parque Acuático El Coromuel, Km. 2.5 Carretera a Pichilingue
La Paz, Baja California Sur C.P. 23019
Tel. 01 (612) 124.01.00
Web: http://visitbajasur.travel
Facebook: Visit Baja Sur
Twitter: @TravelBajaSur
Instagram: @visitbajasur

 

Por: Jess Chilián
Fotos: naturafilmgroup

 

 

Publicado en: Etnias. Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.