Los Parachicos Patrimonio Inmaterial del Mundo

can_trad_parachicoschis01Desde lejos se oye la música del tambor y la flauta, el rumor del zapateado, el alboroto de sonajas de hojalata y los vítores del desfile: “¡Viva San Francisco!”, “¡Viva San Benito!”, “¡Viva la Virgen de Fátima!”… Son los Parachicos de Chiapa de Corzo. Cada año, del 8 al 23 de enero se lleva a cabo la Fiesta Grande de Chiapa de Corzo, en la que se calcula la participación de aproximadamente seis mil danzantes, entre “parachicos” y “chuntas”, quienes salen a las calles para dar continuidad a esta tradición que se realiza desde hace casi tres siglos. En esta tradición, la fiesta anual más grande que se hace en Chiapas, se conjuntan expresiones inseparables entre sí: música, danza y comparsas, artesanía, gastronomía, ceremonias religiosas y festejos que perviven desde la Colonia.

Se trata de una práctica que desde cientos de años cohesiona a sus pobladores, mediante el culto a los santos y la conmemoración de sucesos históricos locales, elementos que han convertido a Los Parachicos en el quinto elemento vivo de México con reconocimiento mundial, luego de su reciente declaratoria como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, que otorga la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura)

La Fiesta Grande de Chiapa de Corzo tiene su origen en una leyenda sobre la llegada de doña María Angulo, una mujer española que arribó a este sitio chiapaneco a mediados del siglo XVIII, en búsqueda de un curandero que sanara a su pequeño hijo, que padecía una extraña enfermedad. Poco tiempo después, una hambruna azotó a la gente de la antigua Chiapa de la Real Corona, y se vio regresar a la dama española acompañada de sus numerosos sirvientes. En agradecimiento por la recuperación de su vástago, doña María Angulo se dedicó a repartir viandas entre los moradores.

can_trad_parachicoschis02Los parachicos recuerdan a los antiguos chiapacorceños que se disfrazaron para entretener al niño de doña María Angulo durante su enfermedad, de ahí su nombre, pues lo hacían “para-el-chico”. Mientras, las “chuntas” que son hombres ataviados de mujeres, evocan a las mozas de la señora española. La tradición oral señala que en este lugar se hermanaron, hace mucho tiempo, San Antonio Abad, San Sebastián Mártir y el Señor de Esquipulas (o de los Milagros) para conformar en enero la Fiesta Grande de Chiapa, en la cual los parachicos son los personajes centrales, quienes danzan portando su traje tradicional que se integra de una montera de ixtle, máscara de madera terminada al óleo, chinchín de morro u hojalata, sarape tipo Saltillo, chalina bordada y listones de varios colores.

Los parachicos resumen importantes aspectos de la vida cultural de Chiapa de Corzo; la música autóctona de tambor y pito, la danza, el rezo, la vestimenta, el recorrido, las imágenes, las técnicas artesanales de la laca y de las máscaras, los santos y la comida tradicional son los elementos esenciales del patrimonio cultural inmaterial de la población. Es todo un complejo ceremonial, pues si bien los parachicos son los personajes más visibles, entre los grupos o individuos que participan también se hallan los priostes (padrinos) de San Sebastián y de San Antonio Abad (el Nuevo y el Consagrado), los encargados de ermitas, el patronato de la fiesta de San Sebastián, artesanos talladores de madera, comideras, bordadoras, laqueadores, coheteros y músicos.

El parachico no se hace, nace
A pesar del crecimiento exponencial en el número de participantes en los últimos años, la danza de parachicos se sigue organizando en forma tradicional y bajo la jerarquía de las mayordomías de los distintos barrios de Chiapa de Corzo. Esta celebración, propicia la integración de la comunidad; son cuestiones familiares y se heredan de generación en generación, a los niños y jóvenes los van introduciendo en la danza, pero tienen que cumplir ciertos requisitos, como llevar flores a las ermitas o cumplir mandas. Toda la fiesta es encabezada por un patrón, cuyo cargo es heredado por los miembros de la familia Nigenda. Desde 1999, Rubicel Nigenda Gómez es quien detenta este cargo. De ahí la frase de que “el parachico no se hace, nace”.

can_trad_parachicoschis03Para disfrutar al máximo la festividad hay que seguir el calendario de actividades que, además del desfile principal, incluye la visita de las capillas de los barrios para participar de la fiesta, porque durante la noche se canta, se reza, se reparte alcohol y distintas viandas. Así, los parachicos bailan, al compás del pito y el tambor, acompañados por las chuntas, abrecampos, vaqueros y tehuanos, en señal de manda para el Señor de los Milagros; el 17 de enero en homenaje a San Antonio Abad, y el día 23 en honor de San Sebastián Mártir. En sus recorridos visitan los templos de Santo Domingo, San Jacinto, Señor del Calvario, la Santa Cruz de Santa Elena, la Santa Cruz de Cunduacan, del Señor de Acapetahua y San Gregorio.

Es así como “Los parachicos en la fiesta de enero de Chiapa de Corzo”, se suma a la lista de tradiciones de México que han sido declaradas Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, junto con la “Ceremonia Ritual de Voladores”; “las Tradiciones vivas de los pueblos otomí chichimecas del semidesierto de Querétaro”; “la Cocina Tradicional Mexicana” y “La Pirekua, canto tradicional p’urhépecha”. Comunidades, los grupos o los individuos interesados.

Mayores informes:
Secretaría de Turismo del Estado de Chiapas
Blvd. Andrés Serra Rojas n° 1090, Edificio Torre Nivel 05,
Paso Limón. Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. C.P. 29045
Tel. 01 (961) 617.05.50
Web: http://www.turismochiapas.gob.mx
Facebook: Sectur Chiapas
Twitter: @Sectur_Chiapas
Instagram: @SECTUR_Chiapas

Por: Jess Chilián
Fotos: Natura Film Group

 

 

Publicado en: Tradiciones. Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.