Los Carnavales, el espíritu alegre del mexicano

carnavalesEstas verbenas populares, conocidas como carnavales y cuyo origen se remonta a tiempos y lugares lejanos, han echado raíces en los pueblos de América Latina, distinguidos por su carácter cálido y festivo. México no es la excepción: en este país los carnavales son un pretexto para divertirse y experimentar la abundancia. Se baila hasta el amanecer, se escucha música en vivo, se come mucho, se ríe hasta que duela el estómago… las calles de los pueblos y las ciudades se convierten en el escenario de una gran fiesta de la cual todos pueden formar parte. Muestra del sincretismo cultural, de la mezcla de tradiciones indígenas y europeas, estos festejos reflejan el espíritu alegre y burlón de los mexicanos.

Se dice que los antiguos habitantes del país realizaban fiestas en la que satirizaban a sus patrones españoles, mofándose de su forma de vestir, de hablar y de su estilo de vida en general. Los carnavales mexicanos inician con la “quema del mal humor”, en la cual un personaje poco querido por la comunidad es reducido a cenizas. Con él se van también el mal humor y las preocupaciones. Los carnavales se llevan a cabo entre febrero y marzo, justo antes de la cuaresma, un periodo de recogimiento y reflexión. ¡Acude a ellos y forma parte de las fiestas más alegres de México!

Carnaval Veracruz (Del 19 al 25 de febrero)
Este tradicional festejo data de tiempos de la colonia, cuando el emperador Maximiliano gobernaba el país. Se ha consolidado como el carnaval más importante de México debido a su folclor y a la gran cantidad de visitantes que recibe año con año. Durante la quema del mal humor, que se lleva a cabo la primera noche en el zócalo de la ciudad, se prende fuego a personajes, acontecimientos e ideas. Se ha quemado a políticos, estrellas de la farándula y criminales, así como a la guerra, la crisis, los siete pecados capitales y el virus de la influenza. Mientras se lleva a cabo este ritual, se leen en voz alta versos o décimas picarescas que hacen alusión al personaje que será reducido a las cenizas.

Entonces comienza la fiesta, enmarcada por la coronación de los reyes infantiles, el rey de la alegría y la reina del carnaval. Se presentan espectáculos artísticos y seis alegres desfiles, los cuales recorren el Boulevard Manuel Ávila Camacho. En éstos participan comparsas, batucadas y bastoneras. Por todos los rincones del puerto se escucha el sonido de marimbas, guitarras y arpas, y se baila al ritmo del danzón y las batucadas. El festejo concluye con el entierro de Juan Carnaval y la divertida lectura de su testamento, representación a la cual acuden los reyes del carnaval vestidos de negro en señal de luto.

carnavalesCarnaval de Tlaxcala: entre huehues y catrines (Del 21 al 25 de febrero)
En este estado ubicado en la región central de México se lleva a cabo uno de los festejos más fastuosos del país. La fiesta comienza con un colorido desfile de bailarines, carros alegóricos y comparsas. Recorren las calles grupos de danzantes conocidos como camadas. A sus integrantes se les llama huehues, palabra que deriva de “huehuetéotl”, el dios náhuatl del fuego y la sabiduría. Los huehues o “viejitos” representan a los antiguos hacendados. Visten elegantes pantalones, chalecos, camisas de mangas largas, corbatas y zapatos pulidos. Llevan capas de colores brillantes, bordadas con lentejuelas y chaquiras. En sus sombreros portan plumas que simulan penachos indígenas, y sobre sus rostros colocan máscaras con rasgos españoles. A pesar de lo complejo y costoso de sus trajes, los renuevan cada año para realizar su danza con la mejor presentación posible.

A la coronación de la reina del carnaval siguen dos vistosos desfiles, llenos de carros alegóricos, disfraces, máscaras, música, formas y colores. Las calles se inundan con bailes colectivos, ventas de artesanías, muestras gastronómicas tradicionales y fuegos artificiales. ¡Una verdadera explosión de tradición! Durante la ceremonia de clausura, el jefe de cada grupo de catrines (es decir, de gente “bien vestida”) carga sobre la espalda una cruz que coloca en el altar de una iglesia, para después pararse frente de ella y rezar un par de oraciones. Cuando terminan las oraciones, los catrines se reúnen para protagonizar un baile acompañados por bandas musicales. Recorren las calles y terminan su alegre danza en el zócalo.

Carnaval de Mazatlán: al ritmo de la tambora (Del 20 al 25  de febrero)
La fiesta máxima de este estado sinaloense es igual de alegre y pomposa que cualquier otra en el país, y a diferencia de otros carnavales, está cargada de cultura y tradición. El carnaval de Mazatlán tiene lugar los cinco días previos al miércoles de ceniza. Al son de la tambora (instrumento de percusión similar al tambor), miles de visitantes y nativos son atraídos hacia la fiesta más representativa de Sinaloa. En estas fechas se escucha por doquier la música de banda, popular en todo el norte del país. Esta celebración, que cuenta con más de 100 años de antigüedad y tiene como escenario hermosas playas, se distingue además por contar con una gran variedad de actividades culturales, como certámenes de poesía, premiaciones de literatura, conciertos musicales, presentaciones de teatro y otros espectáculos artísticos de gran calidad.

Quienes buscan reír como niños pueden participar en las tradicionales peleas de harina y confeti (en las cuales nadie gana ni pierde; la finalidad es, simplemente, divertirse) Enrique Vega Ayala, Cronista Oficial de Mazatlán, describe el carnaval de Mazatlán de la siguiente manera: “no importan el confeti en la boca ni la harina en la cabeza, importa el estar allí, presente, sin inhibiciones, disfrutando la sensación de exceso, hasta vaciar el bolsillo o hasta agotar las energías”.

carnavalesCarnaval de Campeche: danzas y tradiciones únicas (Del 13 al 25 de febrero)
El carnaval más antiguo de México comienza con el paseo fúnebre y el entierro del mal humor. Éste es representado por un muñeco de trapo vestido como pirata, el cual es paseado por las calles y el malecón de la ciudad para posteriormente ser colocado en un ataúd y prendido fuego. Cuando el mal humor se ha ido comienza el festival de las flores, un desfile de carros alegóricos adornados con flores de papel, y se da inicio a bailes populares que duran día y noche (como El Baile del Sombrero y La Guaranducha). El “lunes de mojadera”, previo al miércoles de ceniza, los niños campechanos se arrojan globos llenos de agua. El “martes de pintadera”, los vecinos se reúnen y se pintan entre sí.

Durante el carnaval tiene lugar una tradición muy singular llamada el “baile de la cabeza de cochino”. Esta danza es protagonizada por hombres y mujeres ataviados con trajes típicos; uno de ellos carga sobre la cabeza una charola donde se asienta la cabeza de un cerdo. De la charola, adornada con banderas de papel picado y flores, cuelgan listones de colores cuyos extremos son sostenidos por los danzantes. La comitiva baila al ritmo de la música y se dirige a una plaza donde se desarrolla la fiesta. Se toca la jarana, baila y come durante toda la noche. El carnaval concluye con la quema de Juan Carnaval, representado por un muñeco.

Carnaval de Morelos: la fiesta de los chinelos (Del 19 al 25 de febrero)
Durante los días de carnaval, los poblados morelenses se inundan de colores, comida típica, música de instrumentos de viento y tamboras y, sobre todo, risas y bailes. Se llevan a cabo eventos culturales y de entretenimiento, como exposiciones de arte, juegos mecánicos y desfiles con carrozas de muchos colores. Aunque todos coinciden en que son sumamente festivos, cada carnaval tiene matices propios.

  • Tepoztlán: Es uno de los más populares del estado debido a sus protagonistas, los chinelos. El martes de carnaval, estos simpáticos personajes, que visten túnicas de seda y llevan máscaras con barbas puntiagudas y mejillas rosadas, recorren las calles del poblado y terminan su camino en la plaza principal. Ahí bailan la Danza del Brinco. Se trata de un espectáculo único: al ritmo de tambores e instrumentos de viento, los chinelos brincan y bailan e invitan a los espectadores a bailar con ellos. El ritual se desenvuelve en un escenario fascinante, una plaza rodeada por verdes cerros. Los chinelos también se hacen presentes en otros pueblos de Morelos. En Tlaltizapán portan trajes azules y blancos, mientras que en Jiutepec y Yautepec predominan los colores obscuros.
  • Yautepec: En este pequeño poblado tiene lugar el entierro del mal humor. Durante dicho acto, se lanza al río un ataúd que contiene una muñeca, mientras las “viudas” (hombres vestidos de mujer) lloran sin cesar. Después, los famosos chinelos ejecutan su danza. Las comparsas tocan trombón, tamboras y trompetas. Las calles se llenan de puestos de antojitos (las tradicionales quesadillas de comal se encuentran en prácticamente cada esquina) y locales donde se sirve pozole muy caliente. Éste es el lugar y momento perfecto para adquirir un par de coloridas artesanías y algunos dulces.

Otros carnavales morelenses de gran tradición son los de Jiutepec, Tlayacapan, Xochitepec y Cuernavaca. Todos se llevan a cabo en fechas distintas, así que conviene averiguarlas bien antes de visitar.

carnavalesCarnaval en Mérida: mambo, salsa y cumbia (Del 19 al 26 de febrero)
De gran tradición, el carnaval de Mérida se lleva a cabo en medio de un ambiente familiar. Durante ocho días tienen lugar diversas actividades culturales y de entretenimiento, como la coronación de los reyes y la quema del mal humor. Este último evento se celebra en la plaza principal de la ciudad; comienza con la lectura en voz alta de una condena al mal humor, se prende fuego a una figura que lo representa y posteriormente se presenta un vistoso espectáculo de fuegos artificiales. Siguen la divertida batalla de flores (en la cual los participantes se arrojan flores unos a otros), interminables desfiles temáticos (de disfraces, carros alegóricos, bachata y danzas regionales, entre otros) y bailes al ritmo del mambo, cumbia y salsa.

Quienes se queden con ganas de bailar, pueden corear las canciones de los artistas nacionales e internacionales que se presentan en el palenque. El carnaval de Mérida termina con el entierro de Juan Carnaval, durante el cual se lee un testamento y las “viudas” lloran su muerte. Se trata de una de las ceremonias más concurridas de todo el festejo. El carnaval de 2013 tendrá como tema “Mérida Mística” en alusión a la riqueza cultural maya y a la unión de la fantasía con la realidad. Su símbolo es una ceiba gigante, árbol sagrado de los mayas.

 

Por: Jessica Chilián
Fotos: Natura Film Group

 

 

Publicado en: Por México. Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.