Las Islas Maldivas, un paraíso de coral

Por: Jess Chilián
Fotos: rutamxo.com

can_pem_islasmaldivas01La humedad y brisa del océano índico, los más espectaculares fondos marinos, la tranquilidad más anhelada en el mar transparente y en la playas de arena blanca; los pescadores que arriban al muelle al atardecer y exquisitas langostas cocinadas bajo millones de estrellas. Despertar en estas islas es una bendición. Esto, definitivamente, es el paraíso. Al sudoeste de Sri Lanka, a unos cuantos kilómetros del Ecuador, en medio del océano Índico, se encuentra el archipiélago de las Islas Maldivas, 1,200 islas de las cuales 200 están habitadas y 74 se han convertido en exclusivos hoteles. Cada atolón del archipiélago está rodeado por arrecifes de coral de poca profundidad, que son el alojamiento de cientos de especies marinas.

En las Maldivas no hay montañas ni ríos y al suelo le quedan pocos nutrimentos por la vasta existencia de coral. Aun así, no hay lugar para mucha fauna o flora terrestre, pero sí para innumerables especies marinas. Si parecieran las Maldivas un lejano paraíso, las horas de viaje se nos harán pocas al disfrutar de su inmensa belleza. La ruta más conocida para llegar desde América es París – Emiratos Árabes Unidos – Male, sin embargo, muchos de los viajeros que visitan la parte sur de la India suelen terminar su viaje en las Maldivas, llegando a ellas desde Bombay. Pero imaginémonos caminando por una de sus playas, frente a bellos paisajes, sin ningún otro sonidos más que el de las hojas de las palmeras movidas por la brisa del océano Índico y las olas precipitándose en la orilla.

Despertar por las mañanas para ir a bucear a uno de los lugares más increíbles que podamos conocer. Ver todos los peces y vida marina del trópico y nosotros de regreso a “nuestra” isla para obserar un espectacular puesta de sol que dará lugar a la luna y a millones de estrellas. Este sitioha sido clasificado como un refugio, apacible y silencioso, donde cada minuto se disfruta lánguidamente, donde se sueña y se deja encontrar al espíritu su propio ritmo.

Leyenda y realidad
Las Maldivas atrapan la mente del historiador y de la del soñador, maravillando a ambas. Estas islas se poblaron hace 3,000 años. Antiguos marinos llegaron de todas partes del mundo. Las razones de inmigración fueron múltiples, pero la de permanecer fue sólo la irresistible belleza, paz y serenidad que todavía perduran. A pesar de haber sido una región budista en la antigüedad, la religión del Islam llegó a las Maldivas en el 100 a.C. y hoy en día es una de las pocas naciones en el mundo 100% musulmanas.

can_pem_islasmaldivas02Sus habitantes, con su inherente amor a la paz, han tenido que luchar incansablemente por lograr su independencia. En 1558, los portugueses invadieron las islas y gobernaron durante 15 largos años, hasta que fueron liberadas por Boduthakurufaanu, quien después dirigió la nación como sultán.

Después de 800 años de sultanado (1153-1953) las Maldivas se convirtieron en una República. Sin embargo, volvieron al sultanado en menos de un año. Las islas, que se habían convertido en un protectorado inglés, recuperan su total independencia hasta 1968, año en que se reclama la segunda República.

Male’ es su capital
Male’ es el centro de comercio y el lugar de muchos sucesos históricos y religiosos. Uno de los lugares más visitados por los turistas en Thankurufaanu – al – A’z’am, la mezquita más grande de la región. Este espacio religioso puede alojar a más de 5,000 adeptos. Con sus impresionantes cúpulas doradas, la mezquita se convierte en la fachada de Male’ vista desde el mar. En esta caítal también se encuentra la mezquita llamada “del antiguo viernes”, con su increíble minarete y los restos de héroes nacinales y miembros de la realeza que yacen en la quietud del recinto.

El arte contenido en ésta es único e invaluable. Este majestuoso lugar refleja la fuerte creencia islámica del país. Pero si se quiere penetrar en la vida cotidiana de sus habitantes, el mercado de pescado, frente al muelle principal de Male’, y el mercado de frutas, en el centro de la capital, son lugares coloridos y de mucha actividad, donde los isleños intercambian hábilmente sus bienes como buenos árabes.

Actividades acuáticas
Las actividades para los turistas son increíbles. Casi todos los deportes acuáticos que nos podamos imaginar: buceo día y noche, snórkel, surfing, esquí, jet ski, veleo, canoa y pesca, entre otros. Las Maldivas son un edén para buzos y biólogos marinos: mil de las 20,000 variedades de peces en el mundo están aquí. Mantarrayas. Tortugas, delfines y tiburones forman parte de la fauna marina. Una de las experiencias más maravillosas es poder alimentar a los animales debajo del agua además de jugar con ellos.

can_pem_islasmaldivas03Un hotel por isla
Los hoteles han sido construidos en islas deshabitadas, 74 hoteles en 74 islas. Así, ni en temporada alta encontrarás multitudes molestas que te impidan descansar. El medio ambiente se encuentra presente, y por ello, el gobierno exige a los hoteles no construir más del 20% del total del área de la isla, mientras que la altura de los edificios no puede sobrepasar la línea de vegetación. El lujo y la naturaleza se conjuntan en hoteles como: Paradise Island, Baros Holiday Resort, Lhonhifushi Island Resort y Kurumba Village Rourist Resort. Las oficinas de turismo hotelero en Male’: Universal Enterprises Pte Ltd, 37 Orchi Magu, Male’ 20-02. PO Box 2015, Republic of Maldives.

Mayores informes:
Maldives Marketing & Public Relations Corporation
Web: http://www.visitmaldives.com/es

Publicado en: Por el Mundo. Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.