Las danzas campechanas conservan sus raíces

danzasCampeche encierra encantos en sus leyendas, en su historia, en sus paisajes, en su gente, en sus tradiciones y costumbres y en su cultura. Si algo enaltece a una población es su riqueza cultural; su idiosincrasia, la conservación de sus raíces; y estos son precisamente los valores que enorgullecen a los campechanos. Los campechanos gustan mucho de las notas musicales en todas sus formas, desde las canciones románticas hasta las alegres serenatas, es por ello que suelen darse frecuentes conciertos y festivales de música, así como danzas regionales que poseen la personalidad de esta parte de México. Los indígenas mayas de la región de Campeche acostumbraban celebrar con sainetes, representaciones y pantomimas, llamadas baldzamil en las fiestas baldzames. Usaban como instrumentos tunkules de sonido triste que tocaban con un palo largo; trompetas delgadas formadas de palos huecos; percusores de concha de tortuga; sonajas que eran frutas secas con semillas en el interior; flautas de carrizo y de barro, y caracoles grandes que usaban como instrumentos de viento. Entre las célebres danzas practicadas destacan:

Chancletitas: Jarana con compases de 6 x 8, en la que su autora señorita Zoila Quijano MacGregor revela claramente la profunda raíz hispánica de este tipo de sones. En esta tierra el calzado popular femenino recibe el nombre de «Chancletas».

Lolita: Baile en compases de 6 x 8 de la autoría de la recordada Srita. Zoila Quijano MacGregor, quien ha contribuido enormemente al enriquecimiento folklórico de nuestro Estado de Campeche pieza dedicada con mucho cariño y admiración a Doña Lolita Lanz.

Guaranducha: Este baile comienza con jarana al ritmo de 6 x 8 pero con la modalidad especial del trópico en los huachapeos y chancleteos; a la mitad del baile se introduce el ritmo de habanera correspondiente a la comparsa de influencia negra denominada María Francisca, las parejas de más soltura se desprenden para bailarla mientras los otros danzantes corean y marcan el ritmo con palmadas. Al final se incorporan todos al baile terminando con la jarana.

EL Pichito Amoroso: Es uno de los bailes más alegres con que cuenta la bullanguera juventud campechana, definitivamente sus movimientos como los pide la música provienen del zarandeo y su ritmo es francamente tropical. Se baila imitando el vuelo de esta ave que pertenece a la familia de los tordos, pero que es muy fea y la más enamorada de todo el reino de las aves, por eso sus saltos y brincoteos dan lugar a elaboradas figuras y remates acompasados y bellos.

danzasJarabe Cubano: Este es un baile breve pero muy enérgico, está escrito en seis octavos y su género es zapateado. Se baila enlazados por la cintura y con la mano libre hacia arriba, siempre se hace en juego de dos parejas o en números pares que evolucionan, taconean y valsean con giros rapidísimos y recorriendo casi todo el tablado, se repite varias veces, concluye brillantemente con un fuerte golpe y desplante al público, pidiendo el aplauso.

Baile del Almud: Conjunto de sones de origen hispánico que adquieren naturalización en Campeche, se interpreta, con peculiar maestría; su hábil taconeo y remate a ritmo de 6 x 8 lo hacen muy lucido. Al ejecutarse sobre un almud, su belleza se hace más significativa, cuando interrumpiéndose la música, los bañadores siguen zapateando.

Campechito Retrechero: El diminutivo cariñoso unido a la castiza expresión que significa la contagiosa alegría y el desenfado sin límite del espíritu campechano, dan nombre a esta típica jarana. Los bailadores se embelesan con su taconeo y contagian al espectador, con la campechanía bullanguera de un pueblo antiguo que ha sabido proyectar una personalidad a través de mares y continentes.

La Flor de la Malagueña: Este número pertenece a los sones grandes de supervivencia en Campeche, su género es de Malagueña punteada. Está considerado como uno de los más antiguos. Lo singulariza la cadencia con solos que propiciaban desusadas poses de baile, con desplazamientos muy airosos y ligeros. Su estructura es señaladamente española.

Jarabe Criollo: Su baile se remonta a los fines del siglo XVIII y además es número fuerte, tiene coreografías diversas y algunas bastante complicadas, pero el tema está en la reproducción que hacen los bailarines juntamente con la Charanga, de los llamados con campanas de la Catedral, su final es grande y en figura estudiada.

La Campechanita Habanera: Esta danza es una clásica habanera o cubana cadenera. Se remonta al año de 1861 y se bailó en todos los salones de la época; se abre la danza con el salero que caracteriza a los campechanos y concluye con un zapateado para rematar.

danzasJarabe Gatuno: Pieza considerada como son grande clásico,es un gatuno; su importancia radicaen que únicamente en Campeche sobrevive en sus tres versiones, pues fue condenado a desaparecer por no convenir a las costumbres de su época.

El Fandango: Son grande clásico, radicado en Campeche, desde el siglo XVIII, y se encuentra aún en algunas regiones. Por su forma de idea de desorden y bullicio, se interpreta en formas muy vivas y alegres sin hacer pareja ni definir con quien se baila, todos bailan y zapatean en confusión, marcando y retando con golpes de tacón a quien se encuentra más cercano indiferente del sexo opuesto.

Mayores informes:
Secretaria de Turism
del Estado de Campeche
Av. Ruiz Cortines s/n Edif. B Planta Alta
Área Ah Kim-Pech Sector Fundadores
San Francisco de Campeche, Campeche C.P.24010
Tel. 01 (981) 127.33.00
Lada sin costo: 01.800.900.22.67
Web: http://www.campeche.travel
Facebook: Sectur Campeche
Twitter: @CampecheTravel1
Instagram: @secturcampeche

 

Por: Jess Chilián
Fotos: Natura Film Group

 

 

Publicado en: Tradiciones. Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.