«La Puerta», monumentos testimonio del paso de los pueblos

can_pem_puertasmundo01Las ciudades verdaderamente grandes se caracterizan por ser la puerta de acceso a países y culturas enteras, y en ellas se encuentran monumentos que dan testimonio del paso de los pueblos que las han erigido y de su condición de entrada a una civilización, es decir, a un modo particular de ver el mundo. Y ahora vamos a recorrer algunas de esas ciudades y mostrar las construcciones que definen su carácter y nos hacen admirarlas y recordarlas para siempre: las puertas que nos conducen al corazón de un territorio.

La Puerta de Asia
La pequeña península de Corea ha sabido conservar su propia personalidad, a pesar de  estar rodeada por dos grandes culturas: la china y la japonesa. Aunque es poco conocido para la mayor parte de los occidentales, ha logrado abrirse camino al mundo moderno sin perder sus tradiciones y raíces. Sus primeros pobladores llegaron del centro y norte de Asia y para el siglo I habían construido importantes palacios, pagodas y jardines en la primera capital, Kyongju. Aún es posible admirar restos de esta cultura, como el Templo de Pulguksa, el observatorio de Ch’omsongdae y los jardines de Posokjong.

Seúl, la capital contemporánea, es una ciudad muy moderna que fue reconstruida casi totalmente en la segunda mitad del siglo XX. Sin embargo, conserva muchos palacios que le han dado fama mundial, entre los que destacan Kyongbokkung y Chanaggy – onggung. Un sitio emblemático de la ciudad es la Puerta de  Namdaemun (Puerta del Sur), que conduce al distrito de los grandes mercados. Se trata de un signo apropiado, pues Corea se ha convertido en un país representativo del extremo Oriente, cuyo desarrollo acelerado está abriendo nuevos horizontes para un puñado de economías de crecimiento.

La entrada a Europa Oriental
Ubicada en el centro del continente, la República Checa es un país espectacular gracias a su arquitectura, fuentes termales y bosques rodeados de cadenas montañosas. Por otra parte, los checos son especialmente acogedores y el mundo entero agradece tanto su melomanía como su amor por la literatura y el arte. Después de oleadas sucesivas de tribus celtas, germanas y eslavas, en el siglo IX se fundó una ciudad que posteriormente se convertiría en la base el imperio de la Gran Moravia, que incluía Bohemia, el sur de Polonia, Eslovaquia y el oeste de Hungría.

can_pem_puertasmundo02En la actualidad Praga es una ciudad para caminar, explorar y descubrir. Sus iglesias, palacios, puentes y parques deleitan a los paseantes, que suelen llevar a casa piezas del famoso cristal de Bohemia. Quizá no haya en Praga un edificio más famoso que el Castillo, ubicado en una colina e inmortalizado por Franz Kafka –quien lo describe como un caserío en la distancia-, aunque también hay que considerar el puente de Carlos, que con sus estatuas y torres da forma y carácter ala imagen de esta población erigida a orillas del río Vlatva. Su puerta más representativa es la Torre de la Pólvora, entrada a la ciudad antigua y monumento medieval que hoy se alza en el corazón mismo de la ciudad.

Hacia el Nuevo Mundo
Estados Unidos es un país poblados por descendientes de inmigrantes venidos de casi todas partes del mundo: latinos, europeos, africanos y asiáticos. Por las calles de muchas ciudades, especialmente Nueva York, circula la humanidad en pos de empresas y metas cada vez más ambiciosas. Banqueros e inversionistas de todo el mundo tienen la vista fija en Wall Street, donde se define el desarrollo económico de regiones enteras del planeta, y artistas de todos los géneros vienen aquí buscando oportunidades, actualizar sus técnicas o encontrar nuevos temas.

Nueva York posee grandes monumentos que resaltan su condición de lugar de entrada y salida de gente y mercancías de todo el orbe: el puente de Brooklyn, las torres gemelas del World Trade Center, los edificios de las Naciones Unidas, pero ninguno posee una simbología más profunda que la Estatua de la Libertad, regalo de Francia en 1886 y punto de referencia obligado para las oleadas de inmigrantes que poblaron el país. En 1903 se inscribieron en la entrada principal de su pedestal unas estrofas del soneto “The New Colossus”, de Emma Lazarus, entre las que se encuentra el célebre verso “Dadme a los cansados y pobres, a las masas apiñadas que anhelan respirar con libertad”.

La Puerta de Europa
Francia es uno de los países que más atraen la imaginación del mundo. Durante siglos su cultura, su arte, su gastronomía y su joie de vivre han contagiado a los amantes de la buena vida. Desde sus primeros pobladores, que plasmaron sus obsesiones en las cuevas de Lascaux, hasta los habitantes actuales y cosmopolitas, incluyendo los inmigrantes que han traído su música y sus especias desde África y el Caribe, los franceses han impreso una honda huella en la cultura occidental, al grado de que se ha llegado a afirmar que todos los habitantes del mundo contemporáneo somos hijos ya sea de la cultura anglosajona o dela cultura francesa.

can_pem_puertasmundo03El gran escaparate de Francia es París, la ciudad donde la magia es parte del acontecer cotidiano. Basta contemplar la fachada de la Ópera al atardecer para convencerse de que el encanto de esta ciudad es infinito. París es un lugar con innumerables monumentos y muchas puertas, pero tal vez el Arco del Triunfo sea no sólo el más conocido, sino el que mejor conjunta esas dos funciones: de la Ëtoile, glorieta donde se ubica, irradian las avenidas más importantes de la Ciudad Luz. Actualmente es también un símbolo de cómo Francia conjunta modernidad y tradición, pues viéndolo desde los Campos Elíseos queda enmarcado por el Arco de la Defensa, moderno edificio ubicado en la zona comercial y corporativa más pujante de la ciudad.

Por: Jess Chilián
Fotos: Natura Film Group

 

Publicado en: Por el Mundo. Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.