La plata es la marca registrada de Taxco de Alarcón

Por: Jess Chilián
Fotos: rutamxo.com

can_hm_platagro01dxEn tiempos prehispánicos existió un asentamiento indígena fundado por tlahuicas con el nombre de Tlachco, cuyo significado en náhuatl es “lugar del juego de pelota”. Con el descubrimiento de los ricos yacimientos minerales existentes en la región, ésta tuvo un atractivo especial para los españoles. Por 1522, Hernán Cortés reclama en su nombre una mina a la que llamó “el Socavón del Rey”. En 1528 se estableció en el poblado de Tetelcingo un campamento minero que junto con los de Cantarranas y Tenango llegaron a formar hacia 1570 el Real de Minas de Taxco. En 1580 Taxco vio nacer al célebre poeta y dramaturgo Juan Ruiz de Alarcón, autor de obras literarias de valor universal, y en su honor a partir de 1872 se nombró oficialmente a la ciudad como “Taxco de Alarcón”.

La explotación de sus ricas vetas lo convirtió en uno de los centros mineros más importantes de la Nueva España. La ciudad surgió como centro minero y creció como sitio de características arquitectónicas únicas, conserva el sabor colonial de entonces en sus plazuelas, sus fuentes, sus calles y su desmesurada arquitectura colonial. La ciudad de Taxco de Alarcón es uno de los sitos más pintorescos del México Colonial. Al visitarla por primera vez sorprende su singular fisonomía, ya que se encuentra enclavada en las faldas del cerro del Atachi, atravesada por una serie de cañadas y rodeada de grandes montañas. La majestuosa belleza de Santa Prisca, orgullo de los taxqueños y uno de los templos más relevantes de América, contrasta con la sencillez del caserío de blancos muros y rojas techumbres.

Mientras uno pasea por las calles angostas y escalonadas, comprende la historia del aventurero Guillermo Spratling, que se enamoró de este pueblito a principios del siglo XX, mientras recorría sus calles, descubrió que en los patios de sus casas la gente seguía trabajando la plata con técnicas heredadas de los indígenas y tratando de rescatar esta tradición, fundó en 1931 el famoso taller Las Delicias, que liberó al pueblo de su letargo. Visitar el Museo Spratling, entonces, es un imperativo para cualquiera que pase por Taxco.

can_hm_platagro02dxLa región cuenta con importantes yacimientos minerales, los más sobresalientes son los de plata, oro, plomo, cobre y zinc. Es difícil encontrar otro lugar con mejores precios en artículos de plata. Si va de compras este es el sitio, encontrará aretes, pulseras, candelabros, cadenas e interminables objetos de plata. La plata es la marca registrada de esta ciudad que exporta orfebrería a todas partes del mundo. Hay más de 350 platerías para recorrer, que elaboran piezas refinadas y únicas. Un consejo: para asegurarse de que la pieza es de auténtica plata, debe buscarse el sello “925”.

El reloj de la historia parece suspendido bajo el rasurado cielo de Taxco. Siglos de lucha y sufrimiento bajo tierra consiguieron almacenar todo un legado de conocimiento y sabiduría en la superficie. Una herencia que el visitante podrá admirar a la vuelta de cada esquina. Largas escalinatas entre sus reviradas callejuelas conducen a los más intrincados recovecos de la ciudad. Esquinas únicas de la historia mexicana donde el detalle y el buen gusto por perpetuar inalterado su legado arquitectónico se transforma en seña de identidad. Distintivo que le ha valido el título de “Monumento Histórico Nacional”.

Las prósperas explotaciones mineras fomentaron la construcción de joyas arquitectónicas y artísticas que todavía hoy mantienen un alto grado de conservación gracias a su cuidada restauración. El máximo exponente de esta inalterada arquitectura colonial es la Iglesia de Santa Prisca, una de las más bellas e imponentes de México. Y así, montada entre la luz y las tinieblas, entre torres barrocas y artesanías de plata, Taxco se ha ganado una merecida fama, sostenida por los turistas que caminan ahora por la plaza principal, a los que se suman miles de visitantes al año.

Palabras como “conmovedora” o “impresionante” son las que se escuchan cuando se pide una descripción sobre la conmemoración de la Semana Santa en Taxco, Guerrero, donde se recuerda con fervor la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo, según la tradición católica. Durante toda una semana, en las calles de este Pueblo Mágico guerrerense se llevan a cabo procesiones en las cuales sus habitantes dan muestra de su fe a través de sacrificios simbólicos, y hasta físicos, para expiar alguna culpa o simplemente para ofrendar su sufrimiento a quien consideran su salvador. Por las calles empedradas desfilan las dramáticas procesiones acompañadas por imágenes religiosas que testifican el sacrificio de penitentes encapuchados, vestidos de negro que arrastran cadenas sujetas a sus tobillos a manera de sacrificio.

can_hm_platagro03dxEn cada de rincón de Taxco se respira el pasado colonial. Los templos barrocos, las casonas antiguas y la ornamentación de sus edificios históricos transportan a una época de esplendor cultural. En este bello pueblo abren sus puertas museos y centros culturales que permiten acercarse al pasado de la región, conocer sus influencias, expresiones artísticas, personajes ilustres y los acontecimientos que marcaron su historia.

Un ejemplo es la Plaza Borda, donde se encuentran el Museo de la Platería y la Casa Borda. Esta última, construida en 1759, alberga hoy la Casa de Cultura de Taxco, donde se organizan presentaciones de libros, obras de teatro, conciertos de violín, piano y guitarra, entre otros eventos culturales.

Mayores informes:
Secretaría de Fomento Turístico del Estado de Guerrero
Av. Costera Miguel Alemán n° 3221 2º piso
Fracc. Costa Azul C.P. 39850, Acapulco, Gro.
Tel. 01 (744) 435.19.80
Web: www.guerrero.travel
Facebook: Visita Guerrero
Twitter: @VisitGuerreroMx

Publicado en: Hecho en México. Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.