La creación del universo O’dam influencia directamente la vida de los tepehuanes de Durango

Por: Jess Chilián
Fotos: rutamxo.com

Desde tiempos inmemoriales ocuparon los llanos y laderas, desde Parral, Chih., hasta los límites con Zacatecas. Entre los lugares donde se asienta más población está: San Bernardillo de Milpillas chico, San Francisco de Lajas, Taxicaringa, Teneraca, San. Francisco de Ocotán, entre otras en el Estado de Durango. La creación del universo o’dam tiene una influencia destacada en el modo de interpretar y reproducir su existencia. Pervive una mitología que se remonta a varios siglos ligada a creencias, concepciones, rituales y costumbres hoy vigentes. Si bien la influencia de la religión católica agrega un ciclo festivo con su santoral, iglesias parafernalia, el sentido religioso del tepehuan es dominado por su pasado mesoamericano.

La muerte y los muertos para los o´dam tienen un significado relevante por lo que llevan a cabo diversas actividades para mantenerlos contentos y alejados de los vivos. El complejo religioso más importante gira alrededor del mitote o xiotal. El ritual es una danza que se realiza alrededor del fuego durante la noche al son de un arco musical. Cinco días antes de la danza los convocados deben llevar leña y flores al patio donde se celebra, ubicado en una loma o cerro en medio de la soledad del bosque.

Los jefes del patio salen a buscar un venado o techalote para ofrendarlo al sol y con el se hace un atole llamado chuina (de suimac, venado) bajo las órdenes de una tudam o cocinera. La autoridad máxima de un mitote, el intermediario de las peticiones del pueblo ante la divinidad, es el notaste. Reza una invocación para solicitar el bienestar de toda la humanidad y encabeza la confesión de los participantes.

El gobierno ódami está compuesto por un capitán general, varios gobernadores, seis suplentes, capitanes, sargentos, cabos, oficiales encargados de la justicia, fiscales y fiesteros. Junto con el capitán general, los gobernadores administran la justicia e intervienen en la solución de conflictos entre las personas. Los otros integrantes del gobierno ódami también participan en la administración de justicia, en tanto los fiscales están dedicados a limpiar las iglesias y los fiesteros, al arreglo de los altares.

El gobierno tradicional, con una estructura de cargos de herencia española que elige por consenso, cada uno, dos o tres años, según la comunidad, las personalidades más distinguidas y responsables del lugar. Su función es garantizar la permanencia de la organización social convocando a los mitotes, fiestas y asambleas en las que se toman decisiones sobre la conducción de los problemas comunes, como la reparación de caminos y edificios, solicitar ayuda institucional, tramitar créditos, enjuiciar a los delincuentes, etc. El gobernador o ixcai tiene un suplente, un alcalde mayor y su segundo encargados de mantener el orden, un capitán que vigila los límites territoriales y la manufactura de los objetos ceremoniales de cada familia y otros son el cuerpo de vigilancia.

Para el O’dam los objetos que hacen tienen siempre una utilidad práctica, los artículos de más demanda por su rica decoración son los morrales de estambre (de telar o punto de cruz) y las redes (de ixtle o cordón de plástico); otros productos que elaboran son los sombreros de soyate decorados también con estambre, los equípales y bancos, las pipas de carrizo y barro, las ollas, cómales y platos de barro crudo sin decoración.

De barro se hacen muñecos, pipas y animalitos rústicos para jugar. En madera se diseña carritos que llegan a medir hasta un metro de largo. Se hace una que otra máscara de madera sin pintar para las fiestas. Cada comunidad cuenta con un ciclo distinto de fiestas, introducidas a raíz de la evangelización colonial, que son patrocinadas por los mayordomos, elegidos con un año de anticipación para que reúnan los fondos necesarios para pagar los adornos y la res que se sacrifica en ofrenda al santo conmemorado.

La ceremonia se inicia en la víspera con la colocación de velas y con el rezo, mientras los músicos tocan varias canciones con guitarra y violín. Al día siguiente, las autoridades entregan sus varas y ceden el poder al santo. Los mayordomos encabezan la procesión para llevar al santo a una capilla cercana. Allí se le entregan las ofrendas, se presenta la Danza de matachines y se reparte comida a los asistentes. Se hace el cambio de mayordomos y se lleva de nuevo el santo a la iglesia.

A veces la ofrenda dura otros cuatro fines de semana. Las fiestas de mayor importancia son las de Semana Santa, ligadas a los tiempos de sequía y la de San Miguel y San Francisco, relacionadas con los elotes. Comparada con el mitote, la fiesta es un evento más profano.

Mayores informes:
Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas
Av. México Coyoacán n°343, Col. Xoco,
Delegación Benito Juárez, México D.F. C.P. 03330
Tel. (55) 9183.21.00
Web: www.cdi.gob.mx
Facebook: Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas
Twitter: @CDI_mx

Secretaría de Turismo del Estado de Durango
Florida n° 1106, Barrio del Calvario. Zona Centro
Durango, Durango C.P. 34000
Tel. 01 (618) 137.43.86
Lada sin costo: 01.800.624.65.67
Web: www.visitadurango.mx
Facebook: Turismo Durango
Twitter: @TURISMODURANGO

Publicado en: Etnias. Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.