La celebración de la Semana Santa Cora, una fiesta llena de color y misticismo

Por: Jess Chilián
Fotos: Natura Film Group

can_etn_semanastacora01La cosmovisión indígena, que considera a la vida como un ciclo y al mundo como un lugar hecho de dualidades, se manifiesta de una forma clara en la fiesta, esta dualidad se da en la misma Semana Santa donde las fuerzas del mal se hacen presentes y luchan contra las fuerzas del bien. Esta visión de la dualidad como «opuestos» complementarios conforman una unidad cosmogónica compleja, lo que permite que la otredad, la alteridad o el «Otro», tengan cabida en la fiesta indígena e incluso sea necesaria para mantener la estabilidad, la identidad, la unidad; es decir, es necesaria para la existencia misma de la comunidad. La celebración anual de la Semana Santa o Semana Mayor tiene sus orígenes en la Fe Cristiana Católica en la cual se conmemoran los últimos días de la vida de Jesús de Nazaret, desde su entrada triunfal a Jerusalén hasta su resurrección gloriosa. No existe una fecha precisa para su celebración, ya que está supeditada a la fase de luna llena, por lo cual las fechas varían año con año, aunque la secuencia y su significado no se altera en su esencia.

De acuerdo con la tradición católica, la Semana Santa es la última semana del periodo conocido como Cuaresma, que da inicio con el Miércoles de Ceniza y termina el Viernes Santo. Durante este periodo se tienen que cumplir siete viernes de cuaresma, ya que cada uno de ellos está dedicado a una advocación religiosa o pasaje del periodo de la pasión de Jesucristo. Hay personas que afirman que durante los siete viernes se tiene que hacer penitencia total. La cuaresma periodo de cuarenta días en el que se establecen los ritos de penitencia y arrepentimiento, contrastan con las fiestas de Carnaval, que son la antesala de la Cuaresma. En dichas fiestas de Carnaval, se transgreden las normas, se desfogan las pasiones humanas y deseos carnales, existiendo un refrán que dice: «El miércoles de Ceniza se separan los amantes y el sábado de gloria vuelven a lo que fueron antes». 

Los orígenes
La celebración de la Semana Santa, tiene sus orígenes en las peregrinaciones a los lugares de la pasión y muerte de Jesucristo, que se llevaban a cabo entre los Siglos IV y V, donde se recitaban oraciones e himnos según afirma San Jerónimo, pero son los franciscanos quienes después de 1342 (año en que se hacen cargo de la custodia de los Santos Lugares) cuando se inicia la devoción fuera de Jerusalén, principalmente en Italia, tratando de imitar a los devotos peregrinos que van a venerar los Santos Lugares de Jerusalén. Otro de los factores que originó que esta celebración se propagara por toda Europa, fue la conquista de Jerusalén por los musulmanes, reavivada por el regreso de los cruzados y por algunos frailes como Álvaro de Córdoba quien en el siglo XV fue impulsor del Vía Crucis en el mundo hispano.

Al propagarse la celebración de la Semana Santa, la iglesia trata de establecer una norma para su festejo, en un principio no existía una división en estaciones, es hasta el siglo XIII cuando se determina la ruta de la Vía dolorosa y se establecen cuatro estaciones; y en el siglo XVI se establece el actual número de catorce. La celebración de misas, procesiones, así como la conmemoración de los últimos pasajes de la vida de Jesús de Nazaret, se han ido instituyendo por la iglesia católica al pasar de los años. Sin embargo la iglesia no pudo ni a podido evitar que cada pueblo, región o país, le ponga su propio sello.

can_etn_semanastacora02En México, una de las fiestas religiosas tradicionales más importantes, es la Semana Santa. Su trascendencia no sólo deriva del especial lugar que la Iglesia Católica le confiere dentro de su calendario anual, sino de la multiplicidad de sentidos que la fiesta ha adoptado a lo largo de los siglos en las 62 diferentes culturas que, hoy día, existen en el país. En efecto, en las comunidades indígenas coras localizadas en las zonas montañosas del occidente de México, particularmente en el estado de Nayarit, las celebraciones rememoran los hechos relacionados con la muerte y resurrección de Jesucristo y forman parte de un ritual de inversión en donde, por ocho días, las autoridades civiles ceden al grupo ceremonial de los centuriones el control del tiempo, del espacio y de la vida pública de las comunidades.

La Semana Santa cora de Santa Teresa se apega fielmente a este patrón cultural. Durante ocho días los indígenas suelen transformarse en diferentes personajes (judíos, fariseos, moros, demonios blancos y negros, «borrados», dobles de Cristo, etc.) para llevar a cabo innumerables ritos, procesiones, luchas cósmicas y ceremonias diurnas y nocturnas; esto lo ejecutan siguiendo un orden temporal muy preciso. Entre los coras, y otros grupos de México, la Semana Santa es un periodo de liberación del Mal en el que la armonía cósmica se pone en peligro. Durante una semana el pueblo presencia reiteradas batallas entre diferentes grupos ceremoniales que concluyen con la muerte de Cristo (Hatzicán, Santo Entierro, Estrella de la mañana o Estrella del sol, en cora), la muerte del Mal y la restitución de los poderes a las autoridades civiles. Finalmente, la paz y el equilibrio vuelven al pueblo una vez que se lleva a cabo la última procesión al templo católico, precedida por Cristo, la virgen María y San José, además de los borrados, judíos, músicos y la gente de la comunidad.

Cada participante, diseña su propia pintura y atuendo por lo que no hay dos iguales. Los participantes se pintan o “borran” el cuerpo con pinturas hechas de maíz quemado y triturado (para el color negro), y barro, para el cabello. También hay tinturas a base de anilinas de colores mezcladas con miel y agua. La celebración se lleva a cabo de miércoles a sábado de la Semana Santa. Durante este tiempo, las autoridades civiles ceden el control de la comunidad a un grupo de centuriones. El miércoles por la noche comienzan a bailar los “judíos negros” y los “romanos”, quienes representan el mal naciente. Ellos buscan, durante todo el día, a Cristo para matarlo. Por la tarde, otro grupo de judíos, que representan a los apóstoles, se pintan de blanco.

can_etn_semanastacora03Es alrededor de las 4PM que los judíos negros y blancos recorren todo el pueblo hasta llegar al centro ceremonial. Una vez ahí, los judíos negros pueden romper su ayuno, mientras que los blancos bailan hasta la noche para ganarse la comida. Cuando oscurece y los judíos blancos han comido, se retiran a sus casas, pero los judíos negros siguen bailando; por ahí de la media noche, van en busca de maíz a algún plantío. Esta vez se fueron a la 1AM y regresaron a las 6AM cargando costales de maíz que es “robado”(en realidad es donado por el dueño de la tierra a cambio de que bendigan su cosecha) A todo esto ellos le llaman lucha cósmica o lucha en la realidad de los nayeri. Se supone que el miércoles ellos salen de nuestra realidad y entran en la realidad nayeri, luchando con el bien y el mal, representados con los colores que usan para pintarse; las procesiones las hacen a contrarreloj y dios es un tejón, un tambor y una flauta. El sábado regresan a la realidad, y ahora su dios es Jesucristo, quien resucita junto con el sol.

Mayores informes:
Secretaria de Turismo del Estado de Nayarit
Ex Convento de la Cruz.
Av. México y Calzada del Ejercito Nacional s/n
Col. Centro Tepic, Nayarit. México. C.P. 63000
Tel. 01 (311) 214.80.71 al 74
Web: http://visitanayarit.mx
Facebook: @SECTURNAY
Twitter: @SecturNayarit
Instagram: @secturnayarit

Publicado en: Etnias. Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.