Posadas, expresiones netamente mexicanas resultado del sincretismo cultural

Por: Jess Chilián
Fotos: rutamxo.com

can_etn_posadasindigenas01El origen de estas fiestas se puede encontrar en las celebraciones que los aztecas llevaban a cabo por el nacimiento de Huitzilopochtli, el cual se celebraba en la época invernal, que correspondía en el calendario juliano, al período que va del 7 al 26 de diciembre, temporada que coincidía con la práctica europea de celebrar la Navidad. Esta ceremonia era precisamente en la nochebuena, y al día siguiente había fiesta en todas las casas, donde se obsequiaba a los invitados una suculenta comida y unas estatuillas o ídolos pequeños, hechos de una pasta comestible llamada Tzoatl.

El religioso agustino Fray Diego de Soria, Prior del Convento de San Agustín Acolman, obtuvo del Papa Sixto V, durante su estancia en Roma, en 1587, un permiso para celebrar en la Nueva España unas misas llamadas aguinaldo, que debería celebrarse del día 16 al 24 de diciembre de cada año. Ya con el permiso papal, se inician la celebración de esas misas en el monasterio de Acolman, dentro del espacioso atrio, donde se llevaban a cabo los ritos y liturgias del caso, así como de algunas escenas de pasajes de la Navidad, (pastorelas). Todo ello con inusitada solemnidad y alegría, entre cuyas demostraciones figuraba la música en primer lugar.

Pasado algún tiempo, la gente se mostró reticente a celebrar estas fiestas en los atrios de las iglesias o en los conventos y gradualmente fueron regresando a la costumbre indígena, la cual consistía en celebrarlas en sus casas con resabios tan característicos del ritual prehispánico, como el obsequio de figurillas y el reparto de dulces y golosinas, tal como todavía hemos visto practicar alguna vez, en la ceremonia final de la piñata, pero no es sino hasta las postrimerías del dominio hispano, en 1808, cuando comenzaron a desarrollarse «las posadas» con entusiasmo desbordante entre los habitantes de la Nueva España, principalmente en la ciudad de México.

Las posadas son una de muchas ceremonias de carácter profano-religioso que fueron utilizadas principalmente para sustituir los antiguos ritos por los misterios de la fe católica. Durante estas fiestas, se rezaba y cantaba, había procesiones y cohetes durante la letanía, se rompía la olla y se repartía la colación con juguetes. La costumbre de instalar los nacimientos o pesebres, se atribuye a San Francisco de Asís en el siglo XIII, quien en una campiña cercana a la población del Rieti, en Italia, tuvo la inspiración de reproducir en vivo el misterio del nacimiento de Jesús.

can_etn_posadasindigenas02Durante la colonización evangelizadora, los franciscanos introdujeron la costumbre de los nacimientos a la Nueva España en el siglo XVI y el primer nacimiento de que se tiene noticia, fue instalado en el Templo de San Agustín de Acolman en el Estado de México.

Henao nos dice que «para amalgamar la práctica religiosa del nacimiento de Cristo, fue necesario que los evangelizadores partieran de la misma experiencia que habían aplicado en Europa, la de introducirlo mediante representaciones plásticas en grandes retablos de las iglesias y en los frascos de los monasterios del siglo XVI.» Las pastorelas fueron promovidas por los frailes franciscanos y jesuitas, con el fin de evangelizar a los indios.

Estas, tratan de la vida de los pastores que fueron los primeros en saber del nacimiento del Mesías. «El ángel les anunció: «¡Gloria a Dios en las alturas y paz en la tierra a los hombres de buena voluntad!»; e inmediatamente, dicen los Evangelios de Mateo y Lucas, los pastores fueron a adorar al Niño Jesús.»  Ligada a su origen religioso, la pastorela es la recreación de las peripecias que enfrentan los pastores para llegar a la adoración del niño Jesús, que ha nacido en Belén. En el camino tiene que luchar con los demonios, que representando los siete pecados capitales, les impone todo tipo de trampas, obstáculos y tentaciones para hacerlos desistir.

Entre los pueblos indígenas del país, las fiestas Navideñas reflejan el sincretismo cultural resultante de la fusión de tradiciones prehispánicas y europeas, conformando una nueva visión del mundo. Con la influencia de los conquistadores y evangelizadores europeos se transformaron las ideas religiosas, se aprovechó la coincidencia de fechas de celebraciones y se sustituyeron las deidades indias por las cristianas. Así, encontramos una gran diversidad en las celebraciones y tradiciones decembrinas. En este sentido, los Tzotziles de Chiapas, celebran las posadas con procesiones en el atrio del templo, encabezados por los sacristanes y los mayordomos que portan sus candeleros en forma de toro, seguidos por mujeres que cargan la imagen de la Virgen del Rosario. La procesión es acompañada con música de arpas y guitarras y grupos de mujeres y hombres que bailan a su alrededor.

can_etn_posadasindigenas03Otro pueblo es el de los Tarahumaras de Chihuahua, que danzan la nochebuena y el Día de Reyes con un cuadro de la virgen de Guadalupe, un cirio y una bandera roja y realizan procesiones en el atrio de la iglesia con un nicho que carece de figura; la comida comunal es proporcionada por el mayordomo en turno. Los Chontales de Tabasco acostumbran poner ofrendas domésticas de alimentos en los altares dedicados a los santos. Asimismo, es común observar a lo largo de estos días comparsas infantiles que recorren las calles cantando versos alusivos a la Navidad, acompañados de una pequeña rama adornada con motivos diversos. La cena y la misa de gallo son casi obligatorias.

En algunos lugares de Veracruz, Chiapas y en el istmo de Tehuantepec, también se acostumbra hacer «las ramas» durante la temporada de posadas, esta consiste en adornar la rama de un árbol, en cuyo centro colocan un pequeño nacimiento, y recorren las calles para cantar en las puertas de las casas «las ramas», acompañándose con unas sonajas o un pequeño tamboril, o en otros casos con jaranas veracruzanas y un requinto jarocho. De las Pastorelas se desprendieron las pastoras, doncellas vestidas de blanco, que bailan en los atrios y cantan en el interior de las iglesias.

Publicado en: Etnias. Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.