En Xcaret se testigo de la tradición ancestral maya

Por: Jess Chilián
Fotos: Natura Film Group y Cortesía Experiencias Xcaret.

xcaretHoy por hoy sin duda Xcaret es el parque emblema del grupo Experiencias Xcaret y es que además de cuidar el entorno natural, se preocupa por cultivar y dar a conocer nuestra cultura, por supuesto que por su posición geográfica se ha dado a la tarea de proteger, estudiar y cuidar la cultura maya, que durante casi cuatro mil años, en el sureste de México y parte de los países centroamericanos, han creado imponentes ciudades con monumentos que han perdurado y desarrollaron las más avanzadas prácticas astronómicas y lingüísticas del continente americano antes de la llegada de los europeos. Hoy, la cultura maya es objeto de tanta atención como lo fue la egipcia a principios del siglo XX, porque aunque ignoramos tanto sobre ella, lo que sabemos permite vislumbrar una enorme riqueza artística y cultural desde que los conquistadores encontraron en la zona maya gran cantidad de restos arqueológicos que hablaban de una sociedad y una cultura avanzada y compleja.

En el parque Xcaret se encuentra la réplica de un antiguo Pueblo Maya. Este es un viaje al pasado en donde puedes integrarte a la vida diaria de una comunidad prehispánica, aprender sobre su forma de vida, su organización social, cómo construían sus hogares y alimentación. Atraviesa cuevas, senderos y puentes que pasan por encima de ríos naturales para alcanzar este rincón, en donde también podrás adquirir artesanías de la región y conocer su proceso de elaboración directamente de los artesanos del Pueblo Maya. Además podrás vivir, sentir y conocer las danzas prehispánicas de este pueblo, este ritual te transportará al esplendor de las culturas prehispánicas de México. Todo inicia con el sonido del caracol, después los tambores y los cascabeles acompañarán a los danzantes para completar una representación como ninguna otra.

Cada año en el mes de mayo puedes vivir también la “Travesía Sagrada Maya” que desde el antiguo puerto de Polé (Xcaret) emprenden un emocionante recorrido surcando las aguas del mar Caribe, para arribar a Kuzamil (Cozumel), como los hacían los antiguos mayas antes de la conquista. Es un ritual prehispánico del período postclásico tardío (1250-1519 D.C.) que, luego de más de 500 años de haber dejado de realizarse, fue recuperado como una práctica que fortalece la identidad cultural en la zona oriental de la Península de Yucatán, y que incide positivamente en la preservación del patrimonio histórico de esta región del sur de México.

xcaretEsta peregrinación involucra el conocimiento sobre la navegación y las rutas marítimas comerciales de los antiguos mayas, así como rituales que tienen como personaje central a Ixchel, considerada la diosa de la Luna, de los ciclos regenerativos, las mareas, la fertilidad, el parto, la medicina, la gestación y, también, la pintura y el tejido. Desde hace más de mil años, en estas tierras mayas se realizaba año con año el ritual de adoración a la diosa Ixchel, que iniciaba días antes en el mercado, sitio en el que se comercializaban los diferentes productos destinados a «la ofrenda» de la diosa. Eran pues días de fiesta donde valientes canoeros se preparaban para realizar la travesía sagrada y obtener para el pueblo entero los favores de la diosa fértil.

El Puerto de Polé, hoy Xcaret, gozaba de prestigio como puerto de abrigo y gran abastecedor de canoas, remos y provisiones para toda la costa oriental de la península de Yucatán. Además era puerto de embarque  de los peregrinos de Cozumel, para adorar a la Diosa Ixchel. En este sitio se establecía un mercado para la población en general y para la elite. Aquí se vendían productos de primera necesidad como sal, cacao, miel, cera, piedra verde y cerámica, así como objetivos suntuarios como plumas, jade y espejos de imenita. Como sucede hoy en día en el mercado podías encontrar una diversidad de personajes: comerciantes, lapidarios, escribas, agricultores, ceramistas, cargadores, mensajeros, parteras, rezadores, curanderos, adivinos, remeros, cazadores, tejedores y pescadores. Todos ellos intercambiando noticias, productos, técnicas y experiencias.

Como parte de los festejos de la Travesía Sagrada Maya, en el parque Xcaret se monta una réplica de lo que se conocía como kii’wik o mercado maya, ya que el comercio fue indispensable para la economía maya, estos mercados se establecieron para toda la población, ofreciendo entre otras cosas, productos elaborados con materiales naturales como: coco, semillas, huesos, esculturas, jícaras labradas, tejidos, etc. Los objetos suntuarios como plumas, collares, orejas de jade y espejos eran exclusivos para los miembros de la élite. Como no existían monedas para el comercio, solamente el trueque, utilizaban en ocasiones el cacao como tal.

xcaretLos puestos de mercadeo eran de estructura provisional mediante varas y mantas, o en el mejor de los casos con techumbre de guano, tal y como aún se observa en la mayoría de nuestros pueblos indígenas y en las grandes ciudades, donde prácticamente se adueñan de los espacios urbanos.

Una costumbre bastante arraigada es el regateo, que se pierde en la memoria de los tiempos, de allí que este tipo de costumbre se mantenga hasta nuestros días. Por estas razones y otras más cuando visites la Riviera Maya, Playa del Carmen, Cancún, Isla Mujeres o Cozumel visita cualquiera de las Experiencias Xcaret.

Mayores informes:
Parque Xcaret
Carretera Chetumal-Puerto Juárez, Km. 282
Solidaridad, Quintana Roo, México.
Atención a Clientes / Ventas: [52] + [998] 883 0470
Web: www.xcaret.com.mx
Facebook: Xcaret
Twiiter: @XcaretPark
Instagram: @xcaretpark

Publicado en: Etnias. Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.