El sarape estampado con el corazón y el amor a México

El sarape de Saltillo, una prenda que se ha arraigado en esta ciudad del noreste del país y que ha traspasado fronteras convertido en un símbolo de la mexicanidad. Originalmente fueron traídos desde Tlaxcala por los indígenas de aquella región quienes, aliados con los colonizadores españoles, vinieron a esta parte de México, para servir de ejemplo a las tribus locales. El sarape es famoso en la mayoría de los pueblos de México y en cada lugar se le puso un toque característico, ya sea en el color, las figuras o en la forma en que es el tejido. Fue entre los siglos XVIII y XIX, cuando los sarapes elaborados en Saltillo fueron adquiriendo fama por su colorido y diseño, y sobresalieron entre los sarapes fabricados en otras partes del país.

El sarape era una prenda usada generalmente por los hombres de clase campesina, artesanal y obrera, para abrigarlos en las épocas de frío. Con el tiempo fue utilizado por hombres y mujeres y se les nombro de diferentes maneras como jorongo, gabán, tilda o frazada. Además de utilizarse como prenda para complementar la vestimenta, los sarapes también son empleados como tapices o alfombras que engalanan las paredes y los pisos de las casas mexicanas. Sirve de abrigo, cobija, cubrecama, mantel o capote. También adorna muros y pisos, a modo de tapiz o alfombra.

Otro uso es el de ponérselo al caballo antes de subir la silla de montar. Y en el pasado, durante riñas, servía también como práctico escudo, especialmente como estorbo contra objetos punzo cortantes. Además, distingue a esta prenda el hecho de que es tejida en lana o algodón, sin apertura para la cabeza, tiene rayas multicolores esfumadas como un arco iris y con un diamante tejido en el centro, «es uno de los objetos más representativos de México». En la región geográfica de Saltillo existe actualmente un grupo de tejedores artesanos que se dedica a la elaboración de Sarapes con las características antes mencionadas, lo que los hace únicos; con ello se conserva esta bonita prenda mexicana.

El proceso de los telares, ya sean de cintura o mecánicos, consiste básicamente en cruzar la urdimbre, que son los hilos colocados de manera vertical, y la trama, los hilos que van de manera horizontal. De esta forma se logra la tela para el sarape. Los materiales usados para su elaboración eran originalmente el algodón y la lana, posteriormente se usaron también materiales sintéticos en la fabricación industrial. En la Feria de Saltillo, una de las mas famosas de la región, en la época colonial y que se llevaba acabo tradicionalmente durante el mes de octubre, el sarape era comercializado en grandes cantidades. Su venta significaba la distribución de esta prenda por diferentes lugares de México y se llegó a copiar la técnica usada por los tejedores de esta parte de Coahuila.

Suele comparársele con un poncho mexicano sin gorro, y se le conoce con distintos nombres en todo el país, tales como: tilma, chamarro, cotón, cobija o frazada. También se le conoce como gabán, pero puede decirse que esta última denominación es errónea, pues el sarape no tiene un apertura central para meter la cabeza.

Actualmente el sarape ha ido perdiendo fuerza y su uso ya no es común como lo era en tiempos pasados. Otros factores que han afectado al sarape es que ya no son elaborados por artesanos que habitan en la ciudad, dejando esta tarea casi exclusivamente a las comunidades indígenas y junto con la creciente industrialización y técnicas de producción masiva, han evitado que se ponga interés en esta prenda, quedando, por lo tanto, en desuso.

Pero aún con estas causas que han ido ocultando uno de los más importantes símbolos de México, el sarape ha quedado como una muestra más del rico y variado folclor de nuestro país, de sur a norte. El sarape es una parte de la vestimenta característica de «lo mexicano», es decir, del estereotipo de lo nacional, junto con el sombrero, que une tradiciones mesoamericanas y europeas de tejido, además de temas prehispánicos y coloniales. En la actualidad ha perdido su confección rústica y tradicional pero, aunque se elabora empleando máquinas sofisticadas en la industria textil, siempre han conservado su toque cultural. De esta forma el sarape de Saltillo se ha extendido y cruzado fronteras siendo reconocido en muchos lugares de México y el mundo.

Mayores informes:
Secretaria de Turismo y Desarrollo de Pueblos Mágicos
del Estado de Coahuila
Blvd. Galerías nº 381 Torre EDDEN I Piso 3
Col. Los Parques Centro. Saltillo, Coahuila C.P. 25279
Tel. (844) 777.03.50
Web: http://hazturismoencoahuila.mx
Facebook: Visit Coahuila
Twitter: @Coahuila
Instagram: @coahuilaturismo

 

Por: Jess Chilián
Fotos: Natura Film Group

 

 

Publicado en: Hecho en México. Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.