El “árbol de la vida” una artesanía que se hace de generación en generación

Por: Jess Chilián

La creación de árboles de la vida es parte de la tradición alfarera y cerámica de la región montañosa central de México. La fabricación de cerámica en esa área, que incluye figuras de barro, data de entre 1800 a 1300 a. C. La coloración de las figuras inició más tarde, después de que la influencia olmeca llegó a la zona. Alrededor del año 800 d. C. la influencia de Teotihuacán trajo consigo el aplicar un simbolismo religioso a muchos objetos de cerámica. A partir de entonces, la cerámica matlatzinca continuó desarrollándose con múltiples influencias en lo que hoy es el Estado de México, ya que se encontraba en una posición estratégica entre el Valle de México y lo que ahora son los estados de Morelos y Guerrero.

Después de la conquista española, los frailes destruyeron los artículos que representaban a los antiguos dioses y los reemplazaron con imágenes de santos y de la iconografía cristiana. La representación de un “árbol de la vida” en las pinturas y otros medios se introdujo como una forma de evangelizar a la población nativa.Durante la mayor parte del período colonial, la cerámica en el Estado de México se producía principalmente para el autoconsumo y se convirtió en una fusión de técnicas y diseños españoles e indígenas. Se mantuvo así hasta la primera mitad del siglo XX, cuando comenzaron a fabricarse piezas decorativas e incluso de lujo. A este tipo de trabajos corresponde el árbol de la vida, especialmente aquellos que no tienen función religiosa. Los árboles no religiosos tienen temas como la muerte o la primavera.

La fabricación de esculturas de árboles de barro con el tema bíblico del Jardín del Edén se inició en Izúcar de Matamoros en el estado de Puebla y se extendió a otras áreas, particularmente a Metepec, Estado de México, cuyos árboles se distinguen por estar pintados en colores brillantes.Los árboles de la vida han llegado a considerarse emblemáticos del municipio y son parte de una tradición de escultura en barro que sólo se encuentra en Metepec.Otras esculturas comunes son las sirenas (un ejemplar gigante de éstas se encuentra en una sección de la ciudad llamada Ciudad Típica), así como pegasos, gallos, leones y flores, entre otros.

El árbol de la vida de Metepec, es su insignia, su principal artesanía. Este árbol asemeja un candelabro y la tradición establece que debe representar pasajes bíblicos: Adán y Eva y el Arca de Noé, por tener algunos ejemplos. Pero en Metepec, pese a conservar la costumbre esencial, los temas que adornan los árboles pueden ser completamente ajenos a la Biblia. Entrar a Metepec es respirar barro y tradición. Los establecimientos en las calles de este municipio alfarero muestran las coloridas creaciones de sus artesanos. Cualquier visitante puede adivinar dónde vive uno de ellos. En general, se trata de casas adornadas con artesanías y colores vivos.

El mercado artesanal del municipio guarda la riqueza alfarera que las familias fabrican en talleres y casas. Cada establecimiento cuenta con alguna distinción, un color, un estilo. Y las distintas piezas que el turista observa roban cámara. Es difícil decidirse por una, todo un dilema: catrinas, cazuelas, vajillas, cruces, coronas, iglesias, figuras diversas en miniatura, tamaño normal o monumental. El Árbol de La Vida es Marca Registrada de Metepec y sus máximos exponentes son precisamente la familia Soteno. En cada embajada en México hay un árbol de la vida firmado por esa estirpe. Hay extranjeros que viajan a México exclusivamente por una artesanía con su firma. Los museos de Arte Popular y el de Antropología e Historia también cuentan con el suyo firmado por ellos. Los expertos coinciden y afirman que, sea cual sea la verdadera historia del origen de la tradición, los Soteno son excelentes artesanos y gozan de un gran prestigio y reconocimiento a nivel mundial.

Estas obras artesanales se han venido confeccionando, de generación en generación, para utilizarlos en actividades religiosas y en la actualidad tienen fines comerciales; antiguamente era una tradición que los recién casados, se les obsequiara un árbol de la vida, como símbolo de fertilidad y abundantes cosechas, pero actualmente debido a los altos costos de estas artesanías, y sobre todo a la perdida de valores identitarios, es casi inexistente. Para poder ser considerado un árbol de la vida, la pieza debe ser de cerámica policromada que esta formada por una base semiesférica, que representa el mundo; un vara central o columna y varios arcos laterales a esta, que juntos representan un árbol y su ramificación, en la parte superior lleva los porta velas o candeleros, parte fundamental de esta pieza son Adán y Eva quienes se encuentran casi siempre colocados en la base de la pieza, también deberá tener a la serpiente, por lo regular esta se coloca en la vara central del árbol o en alguno de los arcos adyacentes; los arcos restantes se adornan con fauna y flora diversa, todo esto representa en su conjunto el inicio de la vida sobre la tierra.

Los árboles hechos en Metepec generalmente están pintados con acrílicos muy coloridos como: magenta, rojo, azul, amarillo, verde, naranja y morado; aunque también los venden sin pintar. Desde hace algunos años, se ha registrado la piratería de árboles de la vida, por lo que en enero de 2009, a los alfareros de Metepec -encargados de elaborar esta típica artesanía mexiquense- se les otorgó el registro de marca de esta pieza. El principal objetivo de este registro es blindar esta artesanía contra la piratería, además de mejorar su calidad. Esta es la primera artesanía del Estado de México que tiene un registro de marca.

Desde los tiempos prehispánicos, el barro ha sido un material que expresa las tradiciones y la visión de los pueblos; entre la gran variedad de artesanías que se fabrican con dicho elemento, los artesanos de Metepec, se han destacado en hacer árboles de la vida, los  cuales han dado fama tanto nacional como internacional. En la República Mexicana, son básicamente 3 poblaciones las que producen este tipo de artesanías siendo las mas destacadas: Metepec en el estado de México, Izúcar de Matamoros y Acatlán en Puebla.

Mayores informes:
Secretaria de Turismo del Estado de México
Robert Bosch Esq. 1º de Mayo n° 1731 Segundo Piso
Col. Zona Industrial Toluca, Estado de México C.P. 50071
Tel. 01 (722) 275.68.80
Lada sin Costo: 01.800.696.96.96
Web: http://travel.edomex.gob.mx
Facebook: Turismo del Estado de México
Twitter: @EdomexTurismo
Instagram: @edomexturismo

Publicado en: Hecho en México. Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.