Destellos de colores, texturas y mucho sabor en piñatas mexicanas

Por: Jess Chilián
Fotos: rutamxo.com

can_hm_pinatasmex01Tanto el adviento y las posadas tiene un objetivo: prepararse para recibir a Jesús en el corazón de cada hogar. No importa qué creencias se tenga, el amor, la esperanza en un mañana mejor y el deseo de paz pertenecen a todo ser humano. Todas las tradiciones reflejan la riqueza cultural del lugar y la comunidad y vale la pena conocerlas, vivirlas y gozarlas. Fiestas en las que sobra el alcohol y abunda la comida las hay durante todo el año. Las posadas navideñas son una oportunidad de convivir en familia y de reflexionar sobre la relación que se tiene con las demás personas. Durante parte de la época prehispánica los misioneros aprovecharon la tradición azteca de romper la piñata para enseñar a los indígenas principios cristianos.

Los catequistas de una forma alegórica comparaban la olla de barro que está dentro de la piñata con el mal que se encuentra dentro de los seres humanos y el cual no se puede ver porque está escondido entre muchos adornos. El simbolismo de las piñatas representa al diablo quien atrae al hombre con placeres superfluos, la persona vendada es la fe que es ciega y se encarga de destruir al espíritu maligno y el palo encarna la virtud que vence la tentación. También se cree que la piñata representa las tres virtudes teologales: la fe, la esperanza y la caridad. Asimismo la forma clásica de la piñata es la de estrella con siete picos y significa los siete pecados capitales soberbia, lujuria, gula, ira, avaricia, pereza y envidia.

Por otro lado es obvio que la tradición se ha modificado y de aquellas piñatas confeccionadas en ollas de barro, sólo van quedando recuerdos. Y qué decir de las piñatas y sus tradicionales figuras de estrella, frutas o flores que por la inevitable influencia de los medios de comunicación, están siendo sustituidas por los héroes surgidos de películas, cómics y aún más de algún político mexicano. Ciertamente se trata de conservar la tradición, por ello no permitamos se apague la luz de las velas que iluminan la procesión de los peregrinos, mucho menos dejemos se olviden los cantos que dan vida a las posadas, unamos nuestra voz y recuperemos nuestras costumbres.

can_hm_pinatasmex02El complemento indispensable en las posadas son las piñatas que tiene un origen bastante incierto, aunque llegaron a México por medio de los colonizadores españoles y éstos, a su vez, las conocieron por los italianos. Por algunas informaciones se atribuye a Marco Polo haber llevado las piñatas a Italia en el siglo XII después de que las conoció en oriente. En efecto los chinos confeccionaban una figura de vaca, de buey o de búfalo cubierta con papeles de colores a la que le colgaban instrumentos agrícolas. Esta figura servía para realizar una ceremonia al inicio de la primavera, que coincide con el año nuevo chino, los colores de la figura representaban las condiciones en que se desarrollaría el año, en relación con la agricultura.

Al pasar esta costumbre a Europa tuvo otra aplicación, ya que con otras creencias religiosas se le adoptó para la Cuaresma; al primer domingo se le llamaba Domingo de Piñata. Esta era una olla de barro con papeles de colores que estaba llena de dulces, y para romperla, se vendaban los ojos. Cuando llegó a América, y considerando su ambiente festivo, se le usó para atraer a la gente a las ceremonias religiosas. Posteriormente el pueblo se apropió de ella para las celebraciones populares y fue así como se ha conservado entre nosotros. Puede aventurarse, sin embargo, que las piñatas en nuestro país son producto del sincretismo cultural. Si las teorías sobre su origen son diferentes, no lo son menos acerca de su simbolismo.

Cuando se va a romper la piñata, ésta se cuelga con un lazo sostenido desde sus dos extremos por personas que la mueven tratando de que no la rompan pronto. Por su parte, quienes intentan romperla, deben tener cubiertos los ojos, y les darán vueltas hasta hacerles perder la noción del espacio de manera que no sea fácil romperla. Los cantos de piñatas y los que destinan a la colación, a los invitados y anfitriones, entre otros, dan la oportunidad para que se elaboren nuevos versos, que se enriquecen constantemente en cada región.

Las formas clásicas de las piñatas han sido estrellas, animales, frutas y flores, pero también se han representado personajes de la época como sátira política.  Con el empleo de la piñata durante todo el año para cumpleaños y fiestas populares han proliferado figuras de historietas, películas y programas de televisión. También ha cambiado la elaboración, pues tradicionalmente se utiliza una olla de barro a la que se le pegan los elementos decorativos ya que actualmente sólo se usa cartón y papel. Es usual que una piñata se llene con frutas de la temporada decembrina: cacahuetes, jícamas, naranjas, limas, tejocotes, cañas, y en ocasiones se le agreguen dulces. También existe otro tipo de piñatas, a las que se les llama “de trampa” rellenas con harina, confeti o “agua florida”.

Para hacer una piñata lo primero es pegar papel periódico alrededor de la olla y construir el modelo deseado, ya sea con cartoncillo o papel aglutinado, usando engrudo. Luego se cubre el armazón con papel de china enroscado, papel lustre o crepé; largas tiras multicolores cuelgan de los extremos de la figura para darle mayor lucimiento. A veces se usa la olla directamente, pintándole una cara, una fruta o cualquier objeto que se adapte a la forma redonda. Hay piñatas de todos tamaños y figuras, las más clásicas son flores, barcos y estrellas, loros, pavo reales, tecolotes, gallos, gallinas, patos, borregos, burros, toros, elefantes, pescados, frutas y vegetales, aeroplanos, payasos, personajes de moda o políticos.

A las posadas navideñas hay que ponerles mucho corazón, para que la convivencia y el recuerdo de la familia y los buenos amigos sean mayor que el vino y la pachanga. Cada vez que se cante en las posadas y se rompa una piñata, sin importar la edad, se vuelve nuevamente a ser niño. Disfrutemos al máximo el periodo de posadas y que nunca muera en México esta tradición.

Publicado en: Hecho en México. Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.