Danza y música tamaulipecas expresiones artísticas populares

Por: Jess Chilián
Fotos: rutamxo.com

can_trad_danzamusicatamps01Paradójicamente Tamaulipas deriva de la voz huasteca Tamaholipa que significa “lugar donde se reza mucho”, lo que equivale a misión, huella conservadora que imprimió la Colonia en el interior, ya que fue el primer intento de evangelización verdadera en la región, llevado a cabo por Fray Andrés de Olmos en 1544. La fisonomía de Tamaulipas se encuentra en su contrastado paisaje, en las altas serranías, en sus fértiles llanuras, en la calidez y franqueza de su gente, en la cadencia de sus danzas y bailes, en el personal sabor de su tan típica comida, en la cuera bordada y en el norteño sombrero.

De sus pobladores prehispánicos solamente sobreviven los descendientes de los Huastecos, ya que la colonización exterminó las múltiples etnias que habitaban en la región. Por sus condiciones climáticas, geográficas y socioculturales, Tamaulipas se divide en varias zonas.  Aquí nos referimos a aquellas cuyas manifestaciones de música y danza integran el Programa del Conjunto Típico Tamaulipeco, para comprender mejor el origen y desarrollo de éstas expresiones artísticas populares.

Uno de los bailes representativos de Tamaulipas, «La Picota», tiene su origen en las antiguas danzas dedicadas a la fertilidad de la tierra. Se baila con los pies descalzos vistiendo trajes de manta bordados con flores, mientras la tambora y el clarinete, únicos instrumentos, tocan la melodía. La música y bailes de ésta región montañosa del centro del estado tiene su origen en la Villa de San Carlos, enclavada en las serranías que sirvieron de refugio de los grupos indígenas que huían de los colonizadores. Dichos grupos atacaban sorpresivamente a las poblaciones fundadas por españoles, por lo que las autoridades civiles y militares imponían castigos ejemplares a quienes caían prisioneros. La palabra “picota” significa “Palo Alto” ó “Columna”, donde se exponía a la vergüenza pública a los reos al compás marcial de tambor y clarinete.

Al paso del tiempo el pueblo adopta esta música, acoplándola a los ritmos alegres y movidos característicos del estado. En la actualidad existe la picota en la plaza de esta villa, y durante las fiestas populares la gente se reúne alrededor de ella para bailar. Los instrumentos que se utilizan para la ejecución de este género son el clarinete y la tambora, que bastan para despertar el gusto de los bailadores. La danza se inicia a  base de breves saltos e indicaciones, con un marcado remate cada cuatro compases de ritmo de la música, mientras se toca con fuerza y entusiasmo. Previamente el que toca la tambora, con sus percusiones anuncia e invita la fiesta colocándose en un lugar visible o en la punta del cerro.

En el caso de las bodas, avisa que los novios han llegado; estos son acompañados por una comitiva que los espera en el “Encino de los Novios” (árbol ancestral en donde los más allegados esperan que los novios regresen después del matrimonio para acompañarlos al lugar donde se ofrecerá la fiesta en su honor) En el aspecto musical, la tambora y el clarinete se acoplan a la manifestación popular de la gente de la sierra, que así difundió un modo muy gustado de interpretar las melodías; su rasgo diferente y singular, consiste en que no se elabora música especial para estos instrumentos, sino que con ellos se interpreta cualquier aire musical como huapango norteño, polka, redova, chotis y vals solo con tambora y clarinete, lo que le da una sonoridad y ritmo originales. La Picota, en Tamaulipas, es una expresión popular que debe conservarse genuina y sin deformaciones.

can_trad_danzamusicatamps02Los huapangos o sones huastecos, tienen como antecedentes a los fandangos, jotas y malagueñas de España, y se ejecutan usualmente en la costa del Golfo de México. La voz huapango deriva del vocablo nahoa «cuahupanco», compuesta de cuahutli, que significa leño, madera, y un coadverbio de lugar por lo cual se traduce como baile. El huapango es música y baile típico del sur de Tamaulipas, surgido de los sones populares novohispanos arraigados en la sensibilidad mestiza a partir del siglo XVIII. Profano y picaresco, el son adquiere características propias según la región que lo produce, apareciendo así el huapango en la huasteca, el cual está influenciado por fandangos, boleros y seguidillas españolas y se baila sobre un entarimado de madera.

Antiguamente era acompañado con arpa y guitarra, pero posteriormente se introdujeron otros instrumentos como las jaranas, tresillos, (instrumento de tres cuerdas dobles a manera de guitarra), o bien a falta de arpa, el conjunto de un violín y una jarana, o solamente un violín y una guitarra. En la actualidad el conjunto más común es el que se forma por violín, jarana y guitarra quinta. Íntimamente ligadas al acontecer histórico de los pueblos son sus costumbres y tradiciones, que con sus personales características conforman una manera de ser, como la del Tamaulipeco. Resultado de largo enfrentamiento con los nativos y de la adaptación a las características físicas y climatológicas de las tierras, fueron las vestimentas con las que se protegían los colonos.

Desde tiempos tempranos se confeccionaron cotones de piel y cueras de gamuza, primero como indumentaria del jinete militar, luego como la del vaquero campirano. Hoy, la cuera es la prenda típica que identifica a Tamaulipas. En el seco y frío clima de Tula, en el suroeste del estado, se empezaron a elaborar de manera cotidiana las cueras, hacia la mitad del siglo XIX. Su primer diseño, rústico, sin adornos, recuerda a la vestimenta de cuero con flecos de los apaches del norte. Más tarde con la consolidación del nacionalismo tras la caída del segundo imperio y la definición del traje charro nacional, la cuera Tamaulipeca recibió la influencia de su adapto a su personal estilo en el manejo de los arabescos con flores, que hoy en día siguen evolucionando.

can_trad_danzamusicatamps03Así como al traje del chinaco se le implanta el águila nacional en la espalda, en su devenir hacia el traje charro, la cuera lleva el escudo de Tamaulipas. Siente lo bello de la huasteca tamaulipeca en tu mirada. Enclavada en una región rica en recursos y maravillas naturales en la zona sur del estado abarca los municipios de Llera Gómez Farías, Xicoténcatl, Ocampo, Antiguo Morelos, Nuevo Morelos, Mante, González. Cd. Victoria, Altamira, Tampico, Ciudad Madero más un área de Casas y Soto la Marina en la cual habitaron los antiguos huastecos. Dirígete hacía los municipios de Gómez Farías, Ocampo, Llera y Jaumave donde encontrarás la Reserva Ecológica de la Biosfera de El Cielo, donde la naturaleza te espera imponente.

Mayores informes:
Secretaria de Desarrollo Económico y
Turismo del Estado de Tamaulipas
Centro de Oficinas Gubernamentales Piso 22
Parque Bicentenario Cd. Victoria Tamaulipas México, C.P. 87000
Tel. 01 (834) 107.88.23
Web: http://turismotamaulipas.com
Facebook: Turismo Tamaulipas
Twitter: @VisitTamaulipas

Publicado en: Tradiciones. Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.