Danza del Pochó, de raíces prehispánicas y participación popular

Por: Jess Chilián
Fotos: rutamxo.com

Todos los pueblos a través de su historia narran tradiciones, leyendas y costumbres que les han impreso un sello característico, lo cual ha permitido a los historiadores diferenciarlos en el contexto de las naciones y describir su idiosincrasia. Tabasco, estado ubicado en el Sureste de México, es un mosaico de costumbres y tradiciones ancestrales. Las danzas típicas de Tabasco, son el resultado de la fusión de las costumbres y la riqueza cultural de olmecas, mayas y mexicas, quienes en ciertos momentos de la historia, se asentaron en este territorio. Los frailes utilizaron las danzas indígenas y les agregaron pasajes y personages bíblicos, con la finalidad de facilitar la conversión de los indígenas al catolisismo.

En el pueblo de Tenosique corre sangre maya, civilización que tuvo su asiento en estas regiones y que por su desarrollo cultural ha sido considerada como una de las más adelantadas que habitó Mesoamerica y es aquí donde la tradición juega un papel importante en la vida de los moradores y donde a finales del siglo XIX el carnaval tenosiquense hecho sus raíces. La Danza del Pochó es de origen prehispánico, esta danza era practicada como parte de una ceremonia religiosa de culto a sus dioses. Cuando los conquistadores convirtieron a los indígenas al cristianismo, esta danza siguió ejecutándose y es así como se conserva hasta nuestros días. Inicia el 20 de enero y termina antes del miércoles de ceniza.

El tema es la purificación del hombre a través de la lucha del bien y el mal. La danza del “Pochó”, es un juego carnavalesco y consiste en una serie de danzas y otras ceremonias ejecutadas al compás de una música melodiosa y triste, producida por una flauta de carrizo (“pito”), instrumento hecho con una caña de carrizo, acompañado de un tambor. El “pito” es siempre tocado por un anciano, conocedor de todas las partes de la complicada música que tiene que ejecutar durante la presentación. El tambor está a cargo de una persona que conozca el acompañamiento.

Tres son los elementos fundamentales que intervienen en el desarrollo de esta danza: las “pochoveras”, doncellas de las flores y sacerdotisas del dios Pochó encargadas de mantener el fuego encendido y vigilar su altar. Los “cojoes”, hombres creados de la pulpa del maíz que representaron una ofensa para el Dios Pochó, motivo por el cual los hizo disfrazar para imitar a los hombres de madera. Los “tigres” o “balandes”, personajes que bajan a la tierra para destruir a los hombres de la pulpa del maíz y son protegidos por las “pochoveras”, pero los hombres que imitan a los de madera logran vencerlos y unificarlos para su causa. Estos tres elementos constituyen una alianza para vencer al dios maligno iniciando una larga peregrinación hasta lograr la muerte del Pochó.

Desarrollo de la Danza o Fiesta del Pochó
Un domingo cualquiera de carnaval y durante tres días a las 09.00 horas, se presenta el pitero en la casa asignada; el pitero y el del tambor principian a tocar y al compás de la música hacen su entrada las “pochoveras”, ejecutando movimientos rítmicos de lado a lado, son silenciosas durante el baile, no pronuncian ninguna palabra, llegado el momento, el del pito varía la música indicando que deben entrar los “cojoes”, quienes interrumpen armando una gran algaraza con sus instrumentos de “jimba” y con gritos, pero siempre al compás de la música exclamando a intervalos “¡cojelo! ¡cojelo! ¡cojelo! Rodeando a las pochoveras, bailan lo mismo que éstas, pero llevando una dirección contraria.

Inesperadamente el pito anuncia la proximidad de los ”tigres”. Las “pochoveras” se retiran y los “cojoes” dando muestra de pánico se apresuran a cazar a los “tigres”, pero éstos sortean el peligro con su agilidad, dando un salto. De esta manera entran todos y ya en la estancia bailan lo mismo que las “pochoveras” y los “cojoes”. En este momento, el pito y el tambor tocan la primera parte de la música y bailan todos. Los “tigres” en medio, alrededor de ellos “cojoes” y las “pochoveras” formando el círculo exterior.

De pronto huyen los cojoes, tratando de ocultarse pero los “tigres” los encuentran y los traen a en medio de la pieza y continúan bailando sentándose alternativamente sobre ellos. Cuando parece que ya están anonadados, los “tigres” los dejan y se suben rápidamente a las vigas de las casas y a las partes elevadas, en donde pueden encontrar un refugio. Los “cojoes” vuelven a la realidad y se aprestan a dar caza a los tigres usando escopetas viejas que portan.

Cuando ya están todos en esta posición y al indicar así el cambio de música los “tigres” resucitan pero en amigable compañía con los “cojoes” con quienes se unen formando parejas que persiguen a los espectadores quienes toman parte en este a escena final de la presentación. El martes de carnaval, en las primeras horas de la tarde, después de la jornada ordinaria de la mañana, vuelven a tomar el traje de paisano y salen todos, precedidos por las “pochoveras” y acompañados solo por el tambor a “recoger sus pasos”, acto que consiste en recorrer rápidamente todos los lugares en que han actuado durante la temporada.

Por fin, al entrar la noche, se instalan en la casa del capitán saliente con el objeto de asistir a la “Muerte del Pochó”, quien desde ese momento cae gravemente enfermo, desarrollándose la escena como si la concurrencia asistiera al velorio de una persona. Se recuerdan los incidentes de la temporada lamentando que haya concluido, se comen tamales y dulces y se escancia café y aguardiente. El tambor debe tocar durante toda la noche, sin cesar un momento; al despuntar los primeros rayos de la aurora el miércoles de ceniza, el toque se hace cada vez más lento indicando que ha empezado la agonía, que dura unos momentos.

Mayores informes:
Secretaria de Desarrollo Económico y Turismo
Av. Paseo Tabasco nº 1504 Col. Tabasco 2000
Villahermosa, Tabasco C.P 86035 México.
Tel. 01 (993) 310.97.50
Web: www.visitetabasco.com
Facebook: OCV Tabasco
Twiiter: @OCV_Tabasco

Publicado en: Tradiciones. Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .

2 Respuestas a Danza del Pochó, de raíces prehispánicas y participación popular

  1. angeles comentó:

    que bonita danza es la mejor y muy interesante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.