Virgen de Guadalupe festividad e identidad mexicana

Por: Jess Chilián
Fotos: Natura Film Group

Virgen de GuadalupeEl 12 de diciembre de 1531, en las proximidades de la capital de la Nueva España, hoy Ciudad de México, un humilde indio llamado Juan Diego advirtió a su paso la aparición de una mujer. “Su vestidura era radiante como el sol; el risco en que posaba su planta, flechado por los resplandores, semejaba una ajorca de piedras preciosas; y relumbraba la tierra como el arco iris”. La imagen celestial tenía, además, una característica muy importante, también era indígena como Juan Diego. La mujer le pidió que en ese mismo lugar donde estaba posada se erigiera un templo para su veneración ya que ella era la Madre de Dios. A Juan Diego no le quedo más remedio que ir con las autoridades eclesiásticas a relatar lo sucedido con la inusual demanda de la “mujer que bajo del cielo”.

El origen de esta celebración se remonta desde la época prehispánica. Fray Bernardino de Sahagún señala que en un montecillo que se llama Tepeyac, existía un templo dedicado a la madre de los dioses que llamaban Tonantzin, que quiere decir Nuestra Madre, desde entonces venían de muy lejos, con ofrendas hombres y mujeres la visitaban, se hacían solemnes sacrificios en honra de esta diosa. En un documento conocido como Nican Mopohua que se traduce como «Aquí se cuenta», se habla de la milagrosa aparición de «la perfecta Virgen Santa María Madre de Dios, Nuestra Reina, allá en el Tepeyac, de renombre Guadalupe».

Se dice en este documento, que en el año 1531, a pocos días del mes de diciembre, se apareció la Virgen a un indito de nombre Juan Diego; y después se apareció su preciosa Imagen delante del reciente Obispo don fray Juan de Zumárraga. Según la tradición católica, el santo Juan Diego Cuauhtlatoatzin nació en 1474 en Cuauhtitlán, entonces reino de Texcoco, perteneciente a la etnia de los chichimecas. Su nombre era Cuauhtlatoatzin, que en su lengua materna significaba “águila que habla”, o “el que habla con un águila”. Ya adulto y padre de familia, atraído por la doctrina de los padres franciscanos ―llegados a México en 1524―, recibió el bautismo, donde recibió el nombre de Juan Diego, y su esposa se llamó María Lucía. Se celebró también el matrimonio cristiano. Su esposa falleció en 1529.

El sábado 9 de diciembre de 1531, mientras se dirigía a pie a Tlatelolco, en un lugar denominado Tepeyac, tuvo una aparición de la Virgen María, que se le presentó como “la perfecta siempre virgen santa María, madre del verdadero Dios”. La Virgen le encargó que en su nombre pidiese al obispo capitalino ―el franciscano Juan de Zumárraga― la construcción de una iglesia en el lugar de la aparición. Como el obispo no aceptó la idea, la Virgen le pidió que insistiese. Al día siguiente, domingo, Cuauhtlatoatzin volvió a encontrar al prelado, quien lo examinó en la doctrina cristiana y le pidió pruebas objetivas en confirmación del prodigio.

Virgen de GuadalupeEl 12 de diciembre de 1531, mientras Cuauhtlatoatzin se dirigía de nuevo a la ciudad, la Virgen se le volvió a presentar y le consoló, invitándole a subir hasta la cima de la colina de Tepeyac para recoger flores y traérselas a ella. No obstante la fría estación invernal y la aridez del lugar, Cuauhtlatoatzin encontró unas flores muy hermosas. Una vez recogidas las colocó en su “tilma” y se las llevó a la Virgen, que le mandó presentarlas al obispo como prueba de veracidad. Una vez ante el obispo el santo abrió su “tilma” y dejó caer las flores mientras que en el tejido apareció, inexplicablemente impresa, la imagen de la Virgen de Guadalupe, que desde aquel momento se convirtió en el corazón espiritual de la Iglesia en México.

El santo, movido por una tierna y profunda devoción a la Madre de Dios, dejó a los suyos, la casa, los bienes y su tierra y, con el permiso del obispo, pasó a vivir en una pobre casa junto al templo de la “Señora del Cielo”. Su preocupación era la limpieza de la capilla y la acogida de los peregrinos que visitaban el pequeño oratorio, hoy transformado en basílica, símbolo elocuente de la devoción mariana de los mexicanos a la Virgen de Guadalupe.

Juan Diego Cuauhtlatoatzin, laico fiel a la gracia divina, gozó de tan alta estima entre sus contemporáneos que estos acostumbraban decir a sus hijos: “Que Dios os haga como Juan Diego”. Cuauhtlatoatzin murió en 1548, con fama de santidad. Su memoria, siempre unida al hecho de la aparición de la Virgen de Guadalupe, atravesó los siglos, alcanzando la entera América, Europa y Asia. El 9 de abril de 1990, en Roma, ante el papa Juan Pablo II fue promulgado el decreto De vitae sanctitate et de cultu ab immemorabili tempore Servo Dei Ioanni Didaco praestito. El 6 de mayo de 1990, en la Basílica de Guadalupe (México), Juan Pablo II presidió la solemne beatificación de Cuauhtlatoatzin.

Desde entonces la tradición Guadalupana se conforma por la milagrosa aparición de la Virgen de Guadalupe al indito Juan Diego y la forma también milagrosa como se pintó en el áyate del indito ante el obispo fray Juan de Zumárraga, en diciembre de 1531 como prueba de su deseo de tener un templo en el Tepeyac. Son varios los cronistas que dan testimonio de la gran devoción que había hacia la Virgen de Guadalupe, a la cual llamaban Tonantzin, describen como venía la gente de muy lejos y de todas partes con ofrendas y regalos para Nuestra Señora, como antiguamente se hacía con la diosa que también llamaban Tonantzin. Desde entonces, todos los años el 12 de diciembre la Basílica se encuentra repleta de peregrinos, de diferentes partes de México, músicos que vienen a tocarle las mañanitas, Concheros, gente que vende comida, imágenes, hojitas impresas con oraciones y alabanzas, etc. En nuestros días esta tradición continua muy fuertemente arraigada en la inmensa mayoría de los mexicanos, se ha convertido en parte fundamental de la identidad.

Virgen de GuadalupeDe todo el santoral y ciclo festivo en México, destacan, por el número de comunidades que las celebran el día de la Virgen de Guadalupe seguida por la Semana Santa y Carnaval. Entre los chontales de Macuspana Tabasco, se celebra de manera colectiva y durante un período que abarca desde el día 3 o 4 de diciembre hasta el 12 del mismo mes. Se acostumbra llevar en procesión ofrendas a la virgen y todas las noches se celebran festivales con baile, cantos, música y poesía. El día 12 de diciembre hay misas, cohetes, música de viento y gran ambiente en el templo de la villita y sus alrededores. A veces se presenta la Danza del Caballito. En otras comunidades chontales se acostumbra poner ofrendas acompañadas de numerosas plegarias; ocasionalmente de música tradicional de tamborileros.

La fiesta dedicada a la Virgen de Guadalupe entre los Mixe-Popolucas da inicio varios días antes. En la madrugada del día principal se llevan las mañanitas a la virgen con un grupo musical. A las 12 horas se acude a la iglesia para presenciar los oficios litúrgicos de la misa y participar en una procesión que se realiza por las calles del pueblo llevando en andas a la virgen. Estas procesiones son acompañadas con música, alabanzas, cohetes y banderas multicolores. La importancia de esta fiesta, se ve reflejada en las manifestaciones musicales del pueblo, como son en corridos, canciones y cantares, dedicadas a la Virgen Morena del Tepeyac.

Mayores informes:
Secretaría de Turismo del Gobierno de la Ciudad de México
Av. Nuevo León n° 56 Col. Hipódromo Condesa
México, D.F. C.P. 06100
Tel. 01 (55) 5286.90.77
Web: http://cdmxtravel.com/es
Facebook: Turismo CDMX
Twitter: @TurismoCDMX
Instagram: @cdmxtraveloficial

Publicado en: Tradiciones. Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.